·

Dirigentes de Setia expresaron preocupación por la situación de Textil Río Grande

La empresa está siendo investigada por la Justicia, al tiempo que subsisten sus problemas para abonar los jornales. Desde el gremio admiten que reina incertidumbre sobre el futuro de la fuente laboral.

Los problemas de la empresa con la Justicia Penal Tributaria incrementaron la angustia de los trabajadores de Textil Río Grande, que desde tiempo atrás viene cobrando en cuotas sus salarios y temen por el cierre definitivo de la planta

Así lo admitió, en diálogo con ((La 97)) Radio Fueguina, Rodrigo Cárcamo, secretario Gremial del Sindicato de Empleados Textiles de la Industria y Afines (Setia), gremio que nuclea a gran parte del personal de la firma.

“Hace dos años que la gente cobra diferido –reveló Cárcamo- hay temor por la fuente laboral a partir de los allanamientos, más aún cuando la empresa está en convocatoria de acreedores”.

“La situación es real”, subrayó el dirigente.

Cárcamo puso el acento en que las irregularidades en la administración empresarial no deben repercutir sobre los empleados: “El fraude fiscal –aclaró- hace referencia al desvío de fondos y por parte de la empresa es una negligencia que creemos no debe sufrir el trabajador”.

“Vamos a defender el puesto de trabajo de cada compañero para que continúen en sus funciones”, enfatizó el sindicalista.

 

Falta de información

Ante el silencio de la patronal y la persistencia de las dificultades salariales, el secretario Gremial de Setia refirió que, a través de la central nacional del gremio, se intenta obtener algo de información: “La idea es interiorizarnos sobre la situación –expresó- ya que la central de la empresa está en Buenos Aires. Queremos ser cautelosos, hablar con las autoridades de la empresa y a partir de allí, revisar los pasos a seguir”.

Textil Río Grande, en su planta de avenida Belgrano “está trabajando normalmente, dentro de la situación”, tranquilizó Cárcamo. “Se allanó, se retiró equipos informáticos. No hay mayor movimiento en la zona de líneas de producción y se trabaja al día”.

En relación al personal afectado “Son alrededor de 100 compañeros, la cosa es complicada porque vienen pagando en cuotas”. “Lamentablemente, como pasa en casi todas las empresas textiles de la provincia, los referentes en cada ciudad no están autorizados a brindar información y por eso no tenemos conocimiento cabal de la realidad”.

“No sabría decir con certeza que puede pasar», admitió el dirigente. “Que pueden usar esto para desvincular gente, no sabemos. Estamos trabajando con el Ministerio de Trabajo para no tener sorpresas”, se amparó.

 

Nota relacionada:

Allanan una textil en Río Grande por una causa penal tributaria

 

Lee más:

Para estar prevenidos: El BTF advierte ante posibles estafas