·

La esposa de Lazarte rompió el silencio: “Nunca dudé de mi marido”

Gabriela es la madre de los pequeños fallecidos en un trágico incendio en la Margen Sur, en mayo pasado. Defendió a su pareja y relató cómo se sucedieron esas últimas y dolorosas horas.

Apenas dos días después de que Franco Lazarte obtuviera la excarcelación, su esposa Gabriela se animó a romper el silencio para para ratificar la plena confianza en su marido, acusado de haber violado a su hija pequeña y provocado la muerte de ella y su hermanito.

En diálogo exclusivo con ​((La 97)) Radio Fueguina, Gabriela admitió que ambos se niegan a volver al lugar donde ocurrió la tragedia y que pone las manos en el fuego por Franco.

“No tenemos pensado volver ahí, pienso que ese lugar se llevó a mis hijos”, se sinceró, aunque ambos por ahora están privados de volver a convivir, por restricción judicial.  “Seguimos tratando de que se esclarezca todo, podemos estar juntos pero no podemos convivir”, agregó, y señaló: “Cuando se pueda vamos a vivir juntos”, aseguró.

Enamorada de Franco, en medio del drama, Gabriela valoró que “siempre fue una persona maravillosa tratando de darles lo mejor a sus hijos”. Reiteró que en ningún momento consideró fundadas las sospechas basadas en un dictamen forense, que hablan de presuntas violaciones que habría sufrido su hija, previas a la muerte.

“Nunca dudé de él, siempre les dije a mis amigos que tal vez ella se confundió”, en relación a la patóloga que hizo el diagnóstico tan criticado por la defensa de Lazarte.

Gabriela hizo un repaso de la historia familiar desde que conoció a su esposo y decidieron constituir una familia: “Nos cocimos cuando yo tenía 16 y el 18, la nena nació cuando yo tenía 19 años, Después de dos años y medio vino la nena, fue algo muy lindo formar una familia fue hermoso”.

Con esfuerzo adquirieron el terreno donde sucedió la tragedia, y allí habían decidido construir su hogar. “Era luchar por ellos, ver por ellos todos los días, acostarte y no tenerlos es algo muy feo ahora”, lamentó.

El día que se desató el drama, era un sábado, pero Gabriela debía asistir a clases en la Universidad. Cuando salió de su casa eran las 8 de la mañana.  “Los chicos dormían todavía”. Tuvo que volver de urgencia, advertida de la terrible noticia por un profesor. Fue directamente al hospital: “Llegué y me dijeron que los chicos estaban graves y que estaban tratando de sobrevivirlos”.

El resto es historia conocida. Pero bien vale la pena repasar cómo ocurrieron los hechos de esta trágica historia.

El trágico incendio

El pasado 13 de mayo por la tarde, la comunidad toda de Río Grande lloraba la muerte de dos pequeños hermanitos, ocurrida en la Margen Sur y a raíz de un trágico incendio.

Si el caso no llegaba a conmover a todos, en la madrugada del 14 de mayo la causa daría un vuelco que tornaría la historia aún más escalofriante: la forense del Poder Judicial aseguraba que la niña, de apenas 3 años, había sido abusada.

Todas las miradas apuntaron directamente, como suele ocurrir, al círculo familiar. Entre los sospechosos, la Justicia se decidió por el padre, Joan Franco Lazarte, quien hasta hace sólo días estaba privado de su libertad acusado de “abuso” y “homicidio culposo”.