Publicado en

EXCLUSIVODescartaron una denuncia por apremios ilegales contra efectivos de la comisaría Cuarta

La acusación provino de una pareja involucrada en un hecho delictivo en la margen sur. El Juez Cesari Hernandez consideró que los denunciantes mintieron en todos y cada uno de los hechos descriptos.

Por falsa y completamente alejada de la realidad quedó descartada una denunciada por supuestos apremios ilegales, en contra de efectivos de la comisaría Cuarta de Policía.

La resolución fue adoptada por el Juez de Instrucción Nro 1, Daniel Cesari Hernandez, quien rechazó la requisitoria fiscal, apoyándose en el informe forense, declaraciones de testigos presenciales y en imágenes de las cámaras de seguridad de la zona.

La denuncia por apremios ilegales, lesiones y daños fue presentada a fines de julio por una pareja que había sido denunciada por robo y que -tras ser aprehendidos sobre un taxi con un televisor robado en su poder- acusaron a los efectivos de la Cuarta de haberlos golpeado y provocado daños importantes en la silla de ruedas en que se movilizaba la mujer.

Pero de la denuncia se desprendía un hecho más grave, a partir de la misma mujer exhibía una lesión en la pierna que –según sus dichos- se correspondería con un disparo de postas de goma que, supuestamente, habría sido disparada por los efectivos policiales. Dejó además planteada la sospecha de que habrían intervenido uniformados de la División Servicios Especiales, al declarar que, en el lugar, junto a cuatro patrulleros se había estacionado un vehículo de los conocidos por el nombre vulgar de “chanchitas”, descripción dada a las camionetas que utiliza esa repartición policial.

Todos y cada uno de los dichos de los denunciantes fueron descartados por Cesari Hernandez, luego de una completa investigación que incluyó allanamientos, un informe de la médica forense, declaraciones de tres testigos presenciales (incluido el taxista) e imágenes de cámaras de seguridad de la zona, entre otras pruebas recabadas.

Un día complicado

En el mismo marco, el magistrado efectuó –el pasado 30 de julio- una inspección dentro de la comisaría Cuarta y otra en el domicilio de los denunciantes, al mismo tiempo que se allanaba la vivienda en relación a la denuncia por robo en su contra.

En aquel momento y en diálogo con ((La 97)) Radio Fueguina, el juez informaba que en la vivienda allanada “Se ha secuestrado celulares y otros elementos de interés para la causa”.

Admitió el funcionario que “No es frecuente que en el mismo domicilio se lleve a cabo este tipo de procedimientos, donde parte de los ocupantes tendrían inicialmente el rol de víctimas en un hecho y en otro el de imputados”.

En términos de llevar adelante la investigación por presuntos apremios ilegales, el Juez Cesari descartó la pretensión del Fiscal de recurrir a fuerzas federales al entender que no existían motivos para apartar a la Policía de la Provincia del caso

Un relato inventado

 Finalmente, y con todas las pruebas en su poder, el magistrado concluyó en que “ninguna de las personas referidas… fueron víctimas de actos de violencia física por parte del personal policial interviniente como así también descarto, que los uniformados o persona alguna, haya atentado materialmente contra la silla de ruedas que utilizara la señora…”

En su resolutorio, el Juez da por probado que “ninguna acción lesiva (personal o material) se acredita en relación al personal policial interviniente”.

“Las cámaras analizadas dan cuenta de una situación diametralmente opuesta a la supuesta afectación a la silla de ruedas”, destaca –más adelante- basándose en filmaciones tomadas con posterioridad, que muestran a la denunciante trasladándose en la silla de ruedas sin problemas de funcionamiento visibles.

“No puedo así soslayar que los hechos denunciados, no han hallado en la investigación un respaldo objetivo y probatorio. Antes bien, la prueba incorporada permite verificar que no ha existido ninguno de los episodios que integró la imputación plasmada y recogida por la Fiscalía Mayor”, asevera en forma contundente el Juez de Instrucción.

En cuanto a la herida de bala o posta de goma que exhibía la denunciante, Cesari Hernandez refiere que “la forense constatara en la señora… (excoriaciones, hematomas y perforación en su pierna vinculable a un proyectil de bajo calibre) las circunstancias desarrolladas y la afirmación de la Dra Aparici, en cuanto a que dicha lesión no se corresponde con la de un proyectil tipo de goma (tal el usado por la policía) y que en relación a los de metal, podría corresponder en hipótesis a un calibre bajo”. Da a entender con ello que la herida de bala es anterior al encuentro con los policías, por lo que podría tener alguna relación con el hecho de robo que dio origen a la intervención policial.

Juez de Instrucción Daniel Cesari Hernandez

Conclusión

A modo de conclusión, el magistrado informa que “Si bien se ha acreditado que la denunciante ha presentado lesiones, lo cierto es que ninguna de ellas puede atribuirse razonable. objetiva, probatoria, ni históricamente, al accionar policial desplegado el 26 de julio de 2021 en horario 23:30 en la ciudad de Rio Grande y endilgado a personal policial de la Comisaria Cuarta de esta ciudad”.

“El análisis de la vasta actividad desplegada me lleva a concluir, que el hecho denunciado, no ha existido, por cuanto, no intervino personal con arma larga; no participó un vehículo furgón tipo chancha; la víctima no fue objeto de agresión física por parte de ningún personal policial: ningún personal policial atentó contra la integridad material de la silla de ruedas de la víctima: aquella se encontraba en correcto uso de funcionamiento”, resume, finalmente, dando por inaceptable la denuncia que afectaba a los efectivos de la compleja comisaría Cuarta de Río Grande.

Fuente: www.radiofueguina.com

Nota relacionada:

Comentarios