·

Gracias por tanto: La sonda Cassini se desintegró en la superficie de Saturno

La nave se destruyó en la atmósfera del gigante gaseoso, completando una misión que comenzó en 1997. La sonda Cassini entregó información fundamental sobre los anillos de Saturno.

La sonda espacial “Cassini” envió hoy su última señal antes de penetrar en la atmósfera de Saturno, donde se destruyó poniendo fin a una misión de 19 años y 11 meses, anunció hoy la NASA.

Los científicos en el centro de control de la misión de “Cassini”, muchos de los cuales pasaron gran parte de su carrera trabajando en ella, aplaudieron y se abrazaron en el Laboratorio de Propulsión a Reacción de Pasadena, California, según se pudo ver en la retransmisión online de la NASA, informó la agencia DPA.

“’La sonda Cassini nos mostró la belleza de Saturno. Mostró lo mejor de nosotros y ahora depende de nosotros que sigamos explorando”, tuiteó la agencia espacial.

La última señal fue recibida a las 8:55 de Argentina, 83 minutos después de que la sonda la enviara a la velocidad de la luz antes de entrar en la atmósfera del gigante gaseoso. La densidad de la atmósfera dañó la sonda y cortó su señal de radio. Poco después se cree que la fricción hizo que “Cassini”, de 2.125 kilos, ardiera y se desintegrara, como un meteorito.

La misión Cassini-Huygens, un proyecto de cooperación entre la NASA, la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Italiana, comenzó en 1997 y llegó a la órbita de Saturno en 2004.

Durante más de 13 años “Cassini” exploró la luna Encélado y su capa de hielo. La sonda “Huygens”, construida por la ESA, viajó junto a Cassini y concluyó su misión en 2005 lanzándose contra Titán, otra luna de Saturno.

El glorioso final de la sonda Cassini

Las primeras imágenes cercanas de Titán mostraron algunas características similares a las de la Tierra y cambiaron la forma en la que los científicos buscan vida en el espacio.

“El estado de salud de la nave es muy bueno, si tuviera más combustible podría seguir haciendo mediciones por muchos años más. Pero las trayectorias requerían usar los motores para ajustarlas”, había dicho a Télam días atrás Cesar Bertucci, investigador de la misión quien agregó que “en lugar de que Cassini terminara sin control en el espacio, se decidió hacer algo científicamente importante”, ya que hacer lo que se está haciendo ahora es una locura si quisieras continuar la misión”.

La misión costó 3.200 millones de dólares y en ella han participado miles de trabajadores de 17 países.