·

Astrónomos creen haber detectado una nave extraterrestre

Si bien al principio se lo había calificado como cometa, una nueva investigación plantea la posibilidad de que podría ser una sonda enviada para explorar el sistema solar.

En octubre de 2017, Robert Werylk descubrió el objeto interestelar Oumuamua. A partir de ese momento, fue calificado inicialmente como un cometa, pero tras confirmar que no presentaba actividad, se lo consideró un asteroide que fue bautizado como A/2017 U1.

Ahora, una investigación de Harvard, propone que el objeto “puede ser una sonda enviada intencionalmente a la vecindad de la Tierra por una civilización alienígena”, anticipó NBC.

El estudio, que se publicará el 12 de noviembre en The Astrophysical Journal Letters no afirma directamente que los extraterrestres enviaron la supuesta nave, “pero luego de un análisis cuidadoso del modo en que el objeto interestelar aceleró mientras pasó el Sol a toda velocidad, dicen que Oumuamua podría ser una nave espacial movida por el espacio mediante la luz que cae en su superficie”.

La investigación fue llevada a cabo por Avi Loeb, titular del Departamento de Astronomía de la institución, y Shmuel Bialy, investigador del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian. Según explicaron, “si consideramos un origen artificial, una posibilidad es que Oumuamua sea una vela solar, que flota en el espacio interestelar como escombros de algún equipo tecnológico avanzado. De manera alternativa, un escenario más exótico es que Oumuamua sea una sonda totalmente operativa”.

 

Sin datos suficientes

La velocidad, forma y trayectoria del objeto en cuestión no pertenecería al sistema solar según los científicos: “Es imposible estimar el propósito detrás de Oumuamua sin más datos”.

“Explicamos la excesiva aceleración de Oumuamua alejándose del Sol como resultado de la fuerza que la luz solar ejerce sobre su superficie”, declaró Universe Today. “Para que esta fuerza explique la aceleración medida, el objeto debe ser extremadamente delgado, como una fracción de milímetro de grosor, pero con decenas de metros de extensión. Esto lo hace liviano en relación a su superficie, y le permite actuar como una vela solar. Su origen podría ser natural o artificial”.

Oumuamua ya se fue del Sistema Solar y no se puede ver con telescopios, lo que complica seguir su estudio: “Oumuamua podría ser una muestra de tecnología extraterrestre que llegó para explorar nuestro Sistema Solar, del mismo modo que nosotros esperamos explorar Alpha Centauri utilizando Starshot y tecnologías similares”, explicó Loeb.