·

Un ciclista unió La Pampa con Tierra del Fuego

El joven piquense se encuentra en el sur del país, preparando el regreso por la ruta 40. También comenzará a planificar sus próximos viajes, esta vez hacia el norte.

Son varios los piquenses (de General Pico) que en los últimos años emprendieron diferentes travesías para conectar La Pampa con otras partes del país. Si bien la mayoría eligió vehículos motorizados para emprender sus viajes, algunos optaron por la “tracción a sangre”, la experiencia de utilizar su propio cuerpo sobre una bicicleta para llegar a destino. Este fue el caso de Brian Alanís, que recientemente llegó a Ushuaia, luego de partir a comienzos de mes desde General Pico.

Era un sueño, una ilusión, un objetivo que se planteó mucho tiempo atrás y que lo transformó en realidad en las últimas semanas. Solo, o más bien acompañado por su fiel amiga de dos ruedas, Brian Alanís comenzó dos años antes a planificar y prepararse para un viaje que conectara a Pico con Ushuaia.

Hasta los últimos días del 2018 el joven trabajó en un supermercado de Santa Rosa y se entrenó a diario, recorriendo kilómetros en bici o trotando, buscando un estado físico que le permitiera encarar la travesía de forma correcta.

A principios de enero de este año partió con una mochila no solo llena de ropa y víveres, sino también de ilusiones que se transformaron en realidades. El viaje fue largo, pero valió la pena por todo lo que pudo sumar en cada localidad que visitó, ya que en cada parada espero 2 o 3 días para conocer y a su vez recuperar fuerzas para seguir de viaje.

Dependiente de las condiciones del clima y las distancias en cada punto marcado en el mapa, pedaleó entre 100 y 140 kilómetros diarios cada vez que le tocó salir a la ruta.

Su travesía lo llevó, entre otros lugares, a Río Colorado, Río Negro, Las Grutas, Río Gallegos e inclusive a Chile, ya que cruzó la cordillera y luego reingresó a la República Argentina para meterse a Tierra del Fuego y recorrer los kilómetros restantes hasta el punto de llegada.

“Lo que más rescato de cada lugar por el que pasé es que la gente siempre está a disposición para ayudarte y te dan cosas que no esperás”, expresó escuetamente el joven en diálogo con el portal Vía País.

El viaje fue tan largo como exigente, por lo que Alanís decidió quedarse un tiempo en el sur, reponer fuerzas y seguir su preparación para lo que será el regreso programado por la Ruta Nacional Nº 40, una arteria ubicada al pie de la cordillera y que es la predilecta para muchos de los que hacen travesías.

Envalentonado por cumplir con su objetivo, el piquense ya piensa en encarar otro desafió en el futuro inmediato. Tiene programado una vez que retorne a General Pico tomarse un tiempo para compartir con su familia y luego partir hacia el exterior, en un recorrido que por el momento contempla Bolivia y Perú, pero que también puede sumar el sur de Brasil.

Fuente: El Diario de La Pampa