·

El ajuste y los ATN: Tierra del Fuego y la gran billetera nacional

La provincia no recibió en 2018 ni un solo peso en Aportes del Tesoro Nacional. La estadística muestra hasta qué punto los gobernadores padecen la disyuntiva de “mostrarse amigos” o sufrir la peor discriminación en la remisión de fondos.

En su edición de este miércoles 12, el diario El Cronista publica una llamativa estadística acerca de la distribución de los ATN (Aportes del Tesoro Nacional) creados en 1988 para ser distribuidos ante “situaciones de emergencia y desequilibrios financieros”.

El diario consigna que el menemismo los usó “con una discrecionalidad política que, años después, el kirchnerismo terminó de perfeccionar”. Aunque la nota no lo dice, queda claro que Cambiemos siguió haciendo el mismo uso bastardeado de los ATN, y como prueba sirven los números que ilustran la misma crónica.

Basado en un informe dado por el jefe de Gabinete Marcos Peña ante el Congreso, “El Cronista” informa que desde 2016 a la fecha la Casa Rosada repartió ATN por casi cuatro mil millones de pesos ($ 3.971.785.100). Y aclara que la castigada Santa Cruz de los Kirchner no recibió ni una sola moneda en dos años y medio.

 

Los amigos y los otros

Si se toma lo que va de 2018, la realidad dice que sólo tres provincias gobernadas por Cambiemos recibieron (sumadas) nada menos que el 46,8% de los $ 1.876.900.000 distribuidos por la Nación. Jujuy, Buenos Aires y Mendoza son el trío “amigo” que se quedaron con casi la mitad de la torta de un reparto desigual y claramente electoralista.

Resulta obvio que cualquier fueguino se preguntará dónde aparece Tierra del Fuego en esa reveladora estadística. La respuesta es: “no aparece”.

La provincia, aunque parezca mentira, no recibió un solo peso en ATN en todo el año 2018.  Pese a ello -remarcó ayer el Jefe de Gabinete provincial Leonardo Gorbacz- se han mantenido las cuentas ordenadas y hoy Tierra del Fuego reclama fondos, no para saldar deudas corrientes sino para desarrollo. En otras palabras, “para reconvertir productivamente la provincia”, según cita dichos de la gobernadora Bertone el diario La Nación también este miércoles.

No es de extrañar, entonces, que a la hora de deslindar entre gobernadores “amigos” y de los otros, el propio diario La Nación se haya referido a Rosana Bertone como “Otra que no ocultó su malestar”.

 

El rebenque macrista

Tampoco, entonces, sorprende que en sus notas cotidianas, el diario Clarín (tan afecto a los rótulos) haya pasado de caratular a la gobernadora de Tierra del Fuego como “aliada de Macri” (en enero pasado) a encasillarla ahora entre los “peronistas no dialoguistas”.

La serie de análisis de los distintos medios muestra a las claras que nada ha cambiado en política, en términos de gobernar “para los amigos”. Y plantea la cruda disyuntiva que cualquier gobernador enfrenta, entre someterse a los designios del gobierno central para tener respaldo económico o marcar posturas y quedar arrinconado entre los azotados con el rebenque de la gran billetera nacional.

La discusión no termina con el diseño del ajuste y el aporte que cada provincia deberá hacer para paliar los desaciertos económicos del macrismo. La sádica billetera seguirá reinando y cuanto más se acerquen las elecciones, más rígida será la vara que mida las lealtades provincianas.

En ese sentido, poco puede esperar al estirar la mano una provincia gobernada por el peronismo y sin un solo referente de Cambiemos con el peso o el prestigio (o la voluntad) que se necesita para oficiar de mediador.