·

Dinosaurio Antártico aporta datos sobre los Sauropodomorfos

Un nuevo género y especie de dinosaurio del Jurásico Temprano ha sido descubierto en la Antártida. El enorme y primitivo sauropodomorfo herbívoro ha sido bautizado Glacialisaurus hammeri y vivió hace unos 190 millones de años.

La descripción del nuevo dinosaurio, recientemente presentada, está basada en fragmentos óseos de pie, pierna y tobillo encontrados en el Monte Kirkpatrick, cerca del glaciar Beardmore en la Antártida, a una altitud de unos cuatro mil metros.

«Los fósiles fueron meticulosamente retirados del hielo y la roca empleando martillos neumáticos, sierras para roca y cinceles, bajo condiciones extremadamente difíciles, a lo largo de dos temporadas de trabajo», relata Nathan Smith (del Museo Field). «Son importantes porque ayudan a establecer que los primitivos dinosaurios sauropodomorfos estuvieron más ampliamente distribuidos de lo que se creía con anterioridad, y que además coexistieron con sus primos, los saurópodos verdaderos».

Diego Pol, paleontólogo en el Museo Paleontológico Egidio Feruglio en Chubut, Argentina, es el otro autor de la investigación.

Los dinosaurios sauropodomorfos fueron los animales más grandes que caminaron sobre la tierra. Eran herbívoros de cuello largo, y entre ellos figuran el Diplodoco y el Apatosaurio. El grupo hermano es el de los terópodos, que incluye al Tiranosaurio, al Velocirraptor y a las aves modernas.

El Glacialisaurus hammeri medía entre unos 6 y 7,5 metros, y pesaba de 4 a 6 toneladas aproximadamente. Recibió su «apellido» en honor a William Hammer, quien dirigió ambas expediciones a la Antártida.

En la actualidad, las relaciones evolutivas y del desarrollo de los dinosaurios sauropodomorfos son discutidas acaloradamente por los paleontólogos. Este descubrimiento, sin embargo, ayuda a clarificar algunos puntos en debate, estableciendo dos cosas.

Primero, muestra que los sauropodomorfos estaban ampliamente distribuidos en el Jurásico Temprano, no sólo en China, Sudáfrica, Sudamérica y Norteamérica, sino también en la Antártida. Esto se debe probablemente a que en aquel tiempo todavía existían grandes conexiones geográficas entre los continentes, y porque los climas de latitudes distintas diferían bastante menos que en la actualidad.

Segundo, el descubrimiento del Glacialisaurus hammeri indica que los sauropodomorfos primitivos probablemente coexistieron con los saurópodos verdaderos durante un largo período de tiempo. El reciente hallazgo de un posible saurópodo en la misma ubicación aproximada en la Antártida aporta evidencias adicionales en apoyo de la teoría de que los primeros saurópodos coexistieron con sus primos los sauropodomorfos, incluyendo al Glacialisaurus hammeri, durante el Triásico Tardío y el Jurásico Temprano.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Fuente: www.amazings.com