·

Crisis: Decenas de trabajadores quedan en la calle por el cierre de aserraderos

El último aserradero en cerrar sus puertas es El Güaraní, perteneciente a la familia Fregosini

En menos de un mes, dos aserraderos de la localidad mediterránea cerraron sus puertas debido a la crisis que atraviesa la provincia y que no arroja ningún indicio de modificarse para los sectores productivos.

El último aserradero en cerrar sus puertas es El Güaraní, perteneciente a la familia Fregosini. Los administradores del emprendimiento ya les informaron a los empleados que cesan las operaciones y ahora el paso siguiente es acordar el pago de salarios atrasados de 30 empleados.

Una situación similar se vivió hace algunos días atrás con el cierre del aserradero Don Castro, otro emprendimiento tradicional de Tolhuin dedicado a la explotación de la actividad forestal, que no sobrevivió a la crisis imperante.

Desde hace varios años, la actividad maderera atraviesa severas complicaciones. Ni siquiera los anuncios formulados por el Gobierno provincial sirvieron para morigerar la crisis y de a poco, la industria maderera fue perdiendo emprendimientos y reduciendo su planta laboral.

Hábil Declarante