·

Lucía Pérez: Tierra del Fuego también pidió que se haga justicia

Tanto en Río Grande como en Ushuaia, la colectividad feminista impulsó marchas de repudio sumándose a las miles de mujeres que pararon en Argentina contra el fallo al crimen de Lucía Pérez.

Tanto en Río Grande como en Ushuaia, la colectividad feminista impulsó marchas de repudio sumándose a las miles de mujeres que pararon en Argentina contra el fallo al crimen de Lucía Pérez.

“Desde Tierra del Fuego también exigimos el esclarecimiento de los hechos y exigimos justicia para Lucía, exigimos justicia para las más de doscientas mujeres asesinadas en Argentina, pero también, por las seis mujeres que cada día son asesinadas en nuestro país”, señalaron las organizadoras de la manifestación.

Lucía Pérez, la adolescente de 16 años, fue violada, torturada, empalada y asesinada en octubre pasado en Mar del Plata y hoy toda Latinoamérica está conmovida por este horrible hecho. Los jueces Pablo Viñas, Juan Gómez Urso y Aldo Carnevale consideraron que no pudo ser probado ni el abuso sexual ni el asesinato de la adolescente.

Con el fin de condenar el alegato del juez que consideró que el asesinato de Pérez no fue un feminicidio, en Tierra del Fuego también marcharon por Lucía Pérez sumándose a la convocatoria nacional por este horrible hecho que provocó el primer Paro de Mujeres en la Argentina y que se replicó por toda Latinoamérica.
“Este fallo no solo deja impune el crimen de Lucía, sino que es un mensaje de disciplinamiento a todo el movimiento de mujeres porque criminaliza la autonomía vital”, señaló Verónica Gago, de #NiUnaMenos.
En Río Grande y Ushuaia se hicieron manifestaciones pidiendo que la Justicia posea perspectiva de género a la hora de emitir fallos.
En Tierra del Fuego “fue una convocatoria organizada por la Colectiva Feminista, en reclamo por el fallo que absolvió a los tres acusados del feminicidio de Lucía Pérez que ahora no tiene responsables”, dijo una de las organizadoras.

Lucía Pérez: la cruel historia que conmocionó a una nación entera

Lucía Pérez de 16 años, era una adolescente como cualquier otra. Tenía metas, sueños y deseos, pero todo le fue arrebatado de pronto. Esta es la cruel historia que conmocionó a una nación entera que ahora exige justicia.
Lucia, que cursaba la secundaria y provenía de una familia trabajadora, fue cruelmente drogada, violada, empalada y asesinada por dos presuntos hombres: Matías Farías, de 23, y Juan Pablo Offidani, de 41.
De acuerdo con las investigaciones, Lucía contactó a ambos sujetos para comprarles marihuana. El día del lamentable crimen, la joven accedió a ir a casa de Farías. Ahí, ingirió grandes cantidades de marihuana y cocaína.
Posteriormente fue violada vía vaginal y anal, “no sólo con el pene del hombre que lo hizo, sino también utilizando un objeto romo, como pudo haber sido un palo”; aseguró la policía.
Lucía no pudo resistir más. Murió a causa de un “reflejo vagal”, como consecuencia de la cruel violación sexual.
Al ver que la chica no reaccionaba, los agresores la bañaron y le pusieron ropa limpia, como si quisieran borrar todas las atrocidades que le habían hecho, y llevaron su cuerpo al hospital. Ahí les dijeron a los médicos que la joven había sufrido una sobredosis.
Sin éxito alguno, los médicos trataron de reanimarla, pero fue en vano. Tras la autopsia, la Fiscalía descubrió todas las atrocidades que los sujetos le hicieron a Lucía.