·

Falleció el cantautor mendocino Jorge Marziali

Estaba de viaje en Cuba. Murió mientras visitaba la tumba del “Che” Guevara. Tenía 70 años. Recorrió la canción argentina de punta a punta y se convirtió en el juglar del país.

Jorge Marziali murió anoche en Cuba. La noticia la confirmó el secretario de Cultura de Mendoza, Diego Gareca en su cuenta de Twitter.

«Con inmenso dolor despedimos a mi gran amigo Jorge Marziali. Trovador, juglar y referente de la Música Popular. Buen viaje, buena gira», escribió Gareca en las redes.

El cantautor argentino Jorge Marziali, de 70 años, falleció de un infarto este domingo mientras visitaba la tumba de Ernesto «Che» Guevara en el mausoleo que guarda los restos del héroe revolucionario en la ciudad de Santa Clara, Cuba, cuando estaba en compañía de su pareja Marita Londra, cantora entrerriana, y el actor cordobés José Luis Serrano (Doña Jovita), informó hoy Télam.

Marziali había consultado con médicos locales por algunos malestares unos días antes, pero nada hacía prever su deceso en ocasión de su visita a la Isla, donde participaba junto a otros argentinos, entre los que se cuentan Silvia Zerbini y Pocho González, en el Festival del Caribe, que se está celebrando en esa ciudad y en Santiago de Cuba.

Ex periodista y artista emblemático de la música popular argentina, el artista se había afincado en la localidad cordobesa de Traslasierra junto a su compañera Marita Londra y fue el creador de temas como «Cebollita y huevo», «Los obreros de Morón», «Ese Manuel que yo canto», «Coplas para la libertad», «Elijo criollos» y otros temas que forman parte del cancionero argentino.

 

Camino musical

Jorge Marziali empezó a andar camino en la música argentina desde mucho antes de su primer recordado disco «Como un gran viento que sopla», aparecido en el ´83.

«Los obreros de Morón», «Cebollita y huevo», «Este Manuel que yo canto» y «Coplas de la libertad» se convirtieron en infaltables de las peñas y guitarreadas.

Así, Marziali marcó huella propia en la música criolla. Y se lanzó a recorrer el país, alternando sus recitales, con charlas y conferencias en universidades, escuelas y centros culturales.

En 1986, el disco «Marziali cerca nuestro» lo afirmó en la nueva canción argentina. Y sus temas viajan a Uruguay, Chile, Venezuela y México.

Su tercer disco es de 1990,  «Marziali de diario», llegó con portada de Hermenegildo Sábat y presentación de María Elena Walsh. Y, luego de componer la banda sonora del largometraje «El general y la fiebre», dirigido por Jorge Coscia, debutó como actor.

El canto popular fue su elemento. “Me gusta recordar lo que Violeta Parra decía: ‘Inventen ritmos, el arte es un viaje sin plan de vuelo”.

Con «El niño de la estrella», ganó el primer premio para el rubro «Canción» en el certamen organizado por la Federación Universitaria Argentina (FUA) y la Multisectorial de Apoyo a Cuba, sobre el tema «30 años de la muerte del Che Guevara».

 

Maestro del Alma

En 1999 editó «Miradas», su cuarto álbum. Y en octubre de ese mismo año fue declarado «Maestro del Alma» por la Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

En el 2000 apareció «¿Y por qué?», un disco con 12 canciones para niños. Y en el 2004 editó «Padentrano», un trabajo en el que profundizó su visión de la música argentina de raíz criolla.

Marziali fue autor de obras de nuestro cancionero popular como «Cebollita y huevo», «Los obreros de Morón», «Este Manuel que yo canto», «Coplas a la libertad», «El Cuchi musiqueador», «El niño de la estrella», «La Sixto violín», «Cuando Perón era Cangallo», «Así hablaba don Jauretche» entre muchas otras que reflejan nuestra realidad, historia, amor, tristezas y alegrías de nuestro país y América Latina.