·

Falleció Andres Percivale, inolvidable conductor de la televisión argentina

Conductor histórico de “Telenoche” y creador de "Los Retratos de Andrés" entre otros éxitos televisivos, murió a los 77 años de edad, víctima de un cáncer de pulmón.

El conductor Andrés Percivale, creador de «Los Retratos de Andrés» entre otros éxitos televisivos, falleció hoy a los 77 años de edad, víctima de un cáncer de pulmón, informaron amigos del periodista.

Percivale tuvo una larga trayectoria en la televisión.  En 1966 se convirtió en el primer conductor del noticiero Telenoche, junto a la periodista Mónica Cahen D’Anvers. Luego, su lugar sería ocupado por César César Mascetti, en 1971.

Cubrió en 1967, cuando tenía 29 años, la guerra de Vietnam. En su regreso pasó por París donde cronicó el Mayo francés del 68. En 1969, fue enviado desde Buenos Aires a cubrir el Cordobazo. También en 1969 transmitió la llegada del hombre a la Luna.

Percivale luchaba contra un cáncer desde 2011 cuando reveló que los médicos le detectaron Epoc (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica).

“Fui fumador cuando era joven, la tele te hace fumar. Pero dejé hace mucho y nunca sospeché nada hasta que me dieron el diagnóstico”, había señalado en una charla con su colega Jorge Lafaucci.

En septiembre de 2011 se le detectó un cáncer de pulmón, por lo que debió someterse a quimioterapia.

El yoga, su pasión

Además de su trabajo como periodista y conductor televisivo, Andrés Percivale publicó cuatro libros de su otra pasión, el yoga.

Luego de que se le detectara el cáncer en 2010, el continúo con sus clases y llegó a afirmar que practicarla le hacia contrarrestar los efecto de la enfermedad que padecía.

«En las circunstancias actuales de mi cuerpo, siento muy palpables los beneficios de la técnica que empleo. Yo hago yoga contemporáneo», explicó en su momento.

«Con el yoga aprendés muy claramente que la vanidad no es compatible con la felicidad, para nada. En lo posible, hay que terminar con el ego. Es muy difícil esa pelea, porque está muy metido en el inconsciente, muy adentro. Dominarlo es un trabajo que hay que abordar, porque cada vez que te ofendés en la vida habla tu ego», apostoló.