Publicado en

Río GrandeLa madre y el bebé electrocutados ya están fuera de peligro

La abuela del bebé que se electrocutó con una heladera confirmó que el pequeño y su madre están fuera de peligro.

En declaraciones a ((La 97)) Radio Fueguina, Julia, la abuela del niño accidentado en un domicilio de calle Patagonia, relató cómo acudió al rescate de su hija y su nieto. “Ese día (viernes 9 de septiembre) fue alrededor de las 7 de la tarde, cuando me llama mi hija desesperada, que si la puedo ir a buscar para llevar a mi nieto que tuvo un accidente y que le había agarrado la electricidad”, comentó la vecina. 

Amplió que “yo salgo desesperada y pasé a buscarla, cuando me acerco ella ya me estaba esperando afuera y ella me cuenta que que estaba limpiando la heladera y tenía las manos húmedas y toca el enchufe, y cuándo toca el enchufe tenía un trapito húmedo y ahí es donde ella tiene la descarga y le agarra la corriente”. Pero la joven madre de 20 años no estaba sola, también estaba junto a ella el nene que va a cumplir 2 años.

Respecto del recorrido en el auto, debido a que llegaron antes que la ambulancia, Julia destacó que “ese trayecto fue con mi hija, con mi yerno y el bebé lloraba, lloraba y yo desesperada, no sabía qué hacer, el bebé tenía los labios morados, los ojitos blancos se le iban para atrás, así que puse balizas y me fui todo por abajo, porque vivo en Chacra II, tocando bocina y con la balizas puestas para que me dejaran pasar, así podía circular rápidamente”.

“Gracias a Dios ellos están bien, cuando él le toca el brazo a mi hija ahí es donde él recibe la descarga y se cae, se desmaya en un momento y empezó con convulsiones, y ellos no entendían nada porque nunca les había pasado”, detalló la mujer en conversación con Marita Romero, durante el programa radial «Un Gran Día».

Con relación a la atención recibida luego en el hospital, Julia indicó que “ahí nomás lo pusieron en observaciones, lo empezaron a ver, le empezaron a hacer un montón de preguntas y ahí la atendieron a ella que estaba muy nerviosa y a mi nieto”.

Por último, la abuela habló sobre el estado actual de madre e hijo: “Ellos están bien, el bebé no tiene secuelas, nada, gracias a Dios, también estaba calzado por suerte, porque él suele andar descalzo y ese día él estaba con las zapatillas puestas. Están bien los dos, fue un susto grande digamos, pero gracias a Dios ellos están bien y el bebé también está bien. Estuvo un solo día en observaciones, lo dejaron en terapia ese día y al otro día, a las horas, él se levantó como que nada le hubiera pasado, aunque igualmente estuvo en observaciones, pero al otro día le dieron el alta”.

Comentarios