Publicado en

Contrabando en Río GrandePiden información a Estados Unidos sobre la empresa que facturaba las placas

La jueza Federal Mariel Borruto está en proceso de librar un exhorto, a través de Cancillería, a Delaware. En ese Estado está radicada la empresa que triangulaba la llegada de las mercaderías desde China.

Lejos está de terminar la investigación que busca esclarecer el complejo mecanismo de contrabando descubierto hace días y que buscaba fugar 1.5 millones de dólares del país.

De hecho, la instrucción está en pleno desarrollo y continúan las diligencias tendientes a esclarecer cómo se gestó y ejecutó la maniobra para traer «basura electrónica» desde China, haciéndola pasar por placas de video.

Y para esto, trascendió desde un primer momento, tenía un rol clave una empresa radicada en los Estados Unidos, que triangulaba la llegada de las mercaderías desde China, facturando las supuestas placas de video encargadas por la firma KMG.

Es por ello que el Juzgado Federal de Río Grande está en pleno proceso de liberación de un exhorto a Delaware, para que las autoridades competentes de ese Estado expliquen cómo está conformada esa firma.

La jueza Mariel Ester Borruto, especialista en Derecho Aduanero, se puso al frente de esta investigación junto a su equipo de trabajo y ya está en contacto con los agentes que permitirán el envío de ese documento, previa traducción oficial y autorización de Cancillería, a Norteamérica.

¿Y las otras partes?

El pasado 23 de julio ((La 97)) Radio Fueguina informaba que «algunos de los involucrados ya tienen antecedentes en la Justicia Federal por acusaciones similares a la que ahora los tiene en el centro de la mira de todos los preocupados por los temas aduaneros y la ley de Promoción Industrial».

Y una de esas involucradas, operaba como Despachantes de Aduana: se trata de una mujer, parte un matrimonio de profesionales con largo historial en Río Grande y que tiene prohibición de salida del país.

La última y tercera parte, KMG, el destinatario final de esa basura con precio en dólares: hasta hoy y a pesar de sus reclamos, la empresa tiene su Clave Única de Identificación Tributaria (CUIT) bloqueada y con esto sus operaciones suspendidas.

Otro efecto de la «brecha cambiaria»

El titular de la Aduana, Guillermo Michel, reconoció hoy cómo aumenta el número de maniobras de subfacturación y sobrefacturación en el comercio exterior que el organismo ha logrado detectar.

“Al ser más amplia la brecha cambiaria se potencian estas operaciones porque representan mayor la ganancia para el que desarrolla este tipo de maniobras de sobrefacturación de las importaciones, para hacerse de dólares en el país al tipo de cambio oficial y cambiarlo en el exterior al dólar financiero», indicó en diálogo con El Destape.

“La triangulación no es algo irregular en sí, es común en comercio exterior. Lo que estamos analizando es operaciones de triangulación donde la mercadería viene de un país y la facturación viene de otro país pero sobrefacturada a un precio superior al valor de la mercadería”, sostuvo y detalló que son 13.540 las operaciones de 772 empresas y por USD 1.250 millones que ya se han descubierto.

Comentarios