Publicado en

SolidaridadUn policía refugió a una familia venezolana que sobrevivía a la intemperie en Rosario

En plena noche, una pareja de venezolanos con una hija de 3 años se guarecía de las temperaturas bajo cero en una garita de colectivos en Rosario. Un policía los vio y les dio cobijo provisorio en su propia casa.

“Ahora están en mi casa, están bien. Les estoy dando un techo provisorio”, relató a los medios René Gómez, jefe del Centro de Comunicaciones Policiales de la Unidad Regional II de Rosario, Santa Fe, el hombre que el domingo por la noche descubrió en una garita a una pareja venezolana que se refugiaba del extremo frío junto a su nena de 3 años, prácticamente a la intemperie, y les ofreció su propia casa mientras encuentran una solución a su penosa situación.

“Hacía un frío bárbaro, temperaturas bajo cero. Primero pensé en la locura de que alguien esté esperando el colectivo con este frío”, continuó relatando al medio El Tres, de la ciudad santafesina. “Vi a la criatura, muy chiquita. Tenía la ropa mojada, estaba pálida, durmiendo en el suelo con los labios morados. Le toqué las manitos y estaba helada”, dijo en alusión a la pequeña que, a la postre se comprobó, estuvo al borde de la hipotermia.

Sin muchos prolegómenos, Gómez los instó a subir a su camioneta para llevarlos, provisoriamente, a su propia casa.

Los jóvenes venezolanos le contaron a Gómez que su “plan” era regresar a dedo a Venezuela, de donde se fueron hace un año atrás, buscando en Argentina una salida a su miserable realidad.

En Buenos Aires sobrevivían haciendo changas en la zona de Plaza Miserere. Pero sufrieron el robo de sus pocas pertenencias, entre ellas la documentación, sin la cual nadie los contrataría.

Según el relato del policía, al hallarlos solo tenían $ 120, “un mignón de pan duro y media botellita de agua”. También le contaron que el viernes habían caminado desde el peaje General Lagos, de la autopista que une Buenos Aires con Rosario. Y el sábado por la noche durmieron en un cajero automático.

Ese sábado, la pareja con la nena pidieron ayuda a los guardias de un lujoso country de la zona, donde no obtuvieron ni atención ni asistencia. “Por lo menos hubieran llamado al 911 para que al menos durmieran en la seccional”, se asombró el efectivo policial sobre el accionar de sus colegas privados.

Los medios de prensa que replicaron la noticia informaron el nombre de los jóvenes de Venezuela, Jesús y Jesi, y su edad, ambos de tan solo 19 años. “Hay que ser muy agradecido con el señor René” les dijo Jesús a los periodistas. “Nos tendió la mano y nos sacó prácticamente del suelo” reconoció el gesto.

Tal como informan, la pareja pudo obtener nueva documentación que le permitirá seguramente acceder a algún trabajo, así como una escuela para su hija.

Además, viralizada la historia, varios fueron los gestos de solidaridad y aporte de dinero para ellos. Incluso un centro de refugiados les brindó asistencia para los trámites de regularización de su documentación.

Comentarios