Publicado en

GremialesEn su visita a Río Grande, el Delegado de la CGT pidió: “No queremos bolsones ni terrenos, queremos cargos”

Horacio Otero arengó a los dirigentes de Río Grande al asegurar que “los sindicalistas no somos invitados de piedra de ningún dirigente políticos, somos protagonistas”.

La Confederación General del Trabajo (CGT) de Río Grande normalizó su cuadro directivo, tras la elección que se llevó a cabo la semana pasada y donde resultaron electos como parte de una conducción tripartita los dirigentes Jonathan VillarroelClaudia Etchepare y René Vergara.

En efecto, restaba por cumplimentar el trámite de asignación de las más de 30 comisiones internas que tendrán representación de la mayoría de los sindicatos y gremios que participaron en el proceso de normalización.

Pero más allá de la actividad sindical propiamente dicha, llamó la atención la arenga que expresó ante los presentes el coordinador nacional de la Secretaría de Interior de la CGT, Horacio Otero, quien arengó a los presentes a reclamar cargos políticos y lugares expectantes en las listas de cada fuerza política de la ciudad.

Casi como un anticipo del proceso electoral que se vendrá, y tras explicar todos los detalles técnicos que rodean al proceso de normalización, Otero aprovechó para expresar que “el movimiento obrero no está para pedir bolsones de comida o terrenos”.

“Háganle saber a los dirigentes políticos de la ciudad y de la provincia, que no nos interesan los bolsones de comida, los terrenos o algún que otro favor que nos puedan hacer. Nosotros estamos para pedir cargos, para ocupar lugares en la mesa donde se toman las decisiones”, arengó ante la ovación de las más de 300 personas que acompañaron el acto de normalización en el gimnasio del Sindicato de Camioneros.

Y en ese sentido, añadió: “No queremos más bolsones; ya lo dijimos hace tiempo y lo vuelvo a repetir para que quede claro. Nosotros, los representantes sindicales, no somos invitados de piedra de ningún dirigente políticos, somos protagonistas”.

“En una reunión muy recordada de la compañera Evita, se cuenta que llegó a encontrarse con empresarios y que la sostenía un corset metálico, por su estado de salud. Tenemos que ser el corset de la dirigencia política, tienen que entender que sin nosotros se caen”, volvió a gritar Otero para llevarse una nueva aclamación de los presentes.

Informe de Costo Político

Comentarios