Publicado en

Río GrandePreocupación del gremio de controladores por el pedido de cierre de un boliche por parte de los vecinos

El secretario general de SUTCAPRA, Raúl Bombares, señaló que podrían quedar 50 personas sin trabajo en el caso de que el Concejo Deliberante acepte el pedido de vecinos que solicitan que se cierre un boliche céntrico de Río Grande por los disturbios que generan los clientes.

En declaraciones a ((La 97)) Radio Fueguina, el referente del Sindicato Único de Trabajadores de Control y Admisión de la República Argentina expresó que “estamos preocupados justamente porque, si bien el reclamo de los vecinos es legítimo, nosotros también estamos del lado de la defensa de los derechos de los trabajadores”.

Se trata del boliche Maldito Ibiza, en la esquina de 25 de Mayo de San Martín. “Se vería mermado, si eso llegara a salir, el cierre de ese espacio, con 50 trabajadores que no podrían trabajar más”, expuso el dirigente, y reiteró que “la verdad que estamos preocupados y ojalá que el Concejo Deliberante sea el nexo con los vecinos, la organización sindical, los trabajadores, para llegar a un acuerdo y que se resuelva la problemática del vecino, y que no se vea mermado el trabajo de nuestros compañeros”.

“La mayoría de los compañeros que trabajan en los espacios nocturnos es el único trabajo que tienen, lamentablemente son trabajadores informales en muchos casos, que son asistidos por el Municipio a través de los planes sociales, módulos alimentarios y es la changa de los fines de semana, y obviamente que nos va a preocupar porque entendemos la real necesidad que tienen nuestros compañeros”, sostuvo Bombares en conversación con Marita Romero, durante el programa radial “Un Gran Día”.

Respecto de la situación en el rubro, el gremialista mencionó que “si bien el sindicato está hace 5 años en la provincia, estamos tratando de normalizar justamente la relación de dependencia con los trabajadores, tenemos un grupo de 10 trabajadores que ya están formalizados y el resto intimamos a los espacios donde están nuestros compañeros, boliches, pubs y demás, y estamos trabajando, estamos hablando con la patronal y estamos en las puertas de normalizar el sector nuestro”.

“Uno de los puntos de la cuestión del trabajador es que en algunos casos no quieren ser blanqueados por la parte asistencial que da la Municipalidad, el Gobierno de la provincia, de los planes, las ayudas económicas que son asistidos por los Estados municipales y provinciales, y ese es uno de los inconvenientes -relató el sindicalista-. Hay trabajadores que no quieren ser formalizados para no perder ese beneficio, ese es el impedimento que tenemos nosotros y hay otros casos que no, que justamente los trabajadores quieren tener obra social, quieren tener los aportes, vacaciones; entonces con esa gente estamos charlando y tratando de buscar para que el el trabajador no pierda la asistencia y no se vea mermado su trabajo”.

Comentarios