Publicado en

Proyecto de Walter CamposProponen la creación de una Libreta Odontológica para niños en Río Grande

La iniciativa del edil riograndense responde a la detección de un índice elevado de alumnos primarios con graves problemas de salud bucal.

El Concejo Deliberante se encuentra abocado a debatir un proyecto que impulsa la creación en el ámbito de la ciudad de Río Grande, de una Libreta Odontológica, que sería obligatoria y gratuita para todos los menores de 6 años que reciban atención en centros municipales de salud.

La iniciativa –actualmente en Comisión- ha sido originada en el despacho del Concejal Walter Campos (Forja-Todos), y establece que “la Libreta Odontológica tendrá por objeto posibilitar el registro de los controles odontológicos de la población” de niños menores de 6 años.

Dicho documento “contará con información sobre el desarrollo normal de las piezas dentarias, así como también la explicación de las acciones preventivas que pueden implementarse en cada etapa, posibilitando la detección temprana de enfermedades y hábitos nocivos que causen un daño severo en la salud del niño o niña”, detalla el proyecto de Campos.

Concejal Walter Campos (Forja-Todos)

Un grave flagelo

Al momento de poner en contexto las razones de su iniciativa, Walter Campos resumió que “a nivel global, el 80% de la población se ve afectada por caries, y en Argentina 8 de cada 10 niños y niñas de 5 años se ven afectados con esta problemática”.

“Un reciente estudio de mercado –amplía- ubica a la Argentina entre los 10 países de América Latina que menos productos consumen para la higiene dental diaria. El informe fue realizado por la marca Colgate con datos consolidados del 2017 y ubica a nuestro país en el octavo lugar en consumo de crema dental por persona”.

En los considerandos de su proyecto, el concejal explica que “la caries es una de las mayores causas de ausentismo laboral y escolar”. Por este motivo, “es una enfermedad que no se debe tomar a la ligera, ya que impide a los niños y niñas asistir a la escuela. Incluso tiene graves implicancias sociales que no se deben desatender”

En los considerandos de su proyecto, el concejal explica que “la caries es una de las mayores causas de ausentismo laboral y escolar”. Por este motivo, “es una enfermedad que no se debe tomar a la ligera»

Advierte el texto que “los niños que tienen caries pierden concentración y motivación para disfrutar de sus momentos lúdicos, ya que se sienten avergonzados o intimidados al momento de sonreír”.

Un cuadro más que preocupante

En la reunión de Comisión celebrada este martes en el Concejo Deliberante para analizar la propuesta, estuvo presente como invitada la especialista Analía Godoy, jefa de Odontopediatría en el Hospital Regional Río Grande.

La profesional realiza un trabajo de interacción con el Municipio, jardines maternales, escuelas y no solamente se remite al nivel hospitalario, por lo cual puso en alerta a los concejales debido a una problemática que se registra en altos índices y con gravedad en la ciudad: la aparición de chicos y chicas desdentados a pesar de haber tener sus controles de salud y la vacunación al día.

“La problemática surgió a raíz de que llegan a la guardia odontológica chicos de 6 años con la boca totalmente deteriorada, y no solo es el problema de la ausencia de piezas dentarias, sino lo que acarrea nivel general, social, integral”, expuso Godoy, y añadió que la creación de la ficha odontológica sería útil para “detectar tanto enfermedades oportunistas, malformaciones de los chicos, como darle una mejor calidad de vida”.

“La primera infancia la tenemos muy bien cubierta en atención primaria con lo que respecta a vacunas, a la parte pediátrica, pero la parte odontológica, que es fundamental para un niño en su desarrollo, está totalmente desprovista”, indicó la doctora.

Para graficar el grave estado de muchos de los menores, Godoy precisó que “en un primer grado de una escuela céntrica donde bajé, de 13 chicos 9 estaban casi desdentados, 2 en un estado total de abandono «

“Nación te exige las planillas recién a los 6 y 11 años, pero nosotros tenemos una brecha de 0 a 6 años, y la dentición primaria el niño se completa a los 3 años, 6 años que estuvimos perdiendo y no hicimos un control -detalló la profesional-. En cambio, a nivel salud general se hace con las vacunas a los 4, a los 6, a los 12, a los 18, a los 24 meses, pero odontológicamente no. Entonces, cuando yo bajo a una escuela a hacer este control que me exige Nación el chequeo de vacunas completo, controles pediátricos completos, odontológicos, el niño por primera vez me ve a mí con un espejo y un explorador”.

Para graficar el grave estado de muchos de los menores, Godoy precisó que “en un primer grado de una escuela céntrica donde bajé, de 13 chicos 9 estaban casi desdentados, 2 en un estado total de abandono dónde tuve que llamar al Gabinete Psicopedagógico de la escuela por lo que he encontrado en la boca de esa criatura”.

Ampliando el caso, la médica detalló que “el Gabinete lo que me dijo es que con razón estos dos chicos no hablan, con razón estos chicos no quieren desayunar, estos chicos no tienen un buen grado educativo y yo pregunté si no se dieron cuenta, porque pasó 6 años por pediatras, 6 años fueron al centro vacunatorio, 6 años fueron a jardines maternales y nadie vio la problemática de estos chicos”.

Comentarios