Publicado en

Chicos Que CrecenMarcos Domínguez, un bioingeniero fueguino en Entre Ríos

El joven profesional nacido en Río Grande se presentó en el programa “Un Gran Día” en el marco de la columna radial sobre historias de profesionales locales.

Marcos Domínguez es un fueguino de Río Grande, hijo del ex director del Hospital Regional Raúl “Farma” Domínguez. El jóven se fue a estudiar a Entre Ríos y finalizó la carrera de Bioingeniería.

En declaraciones  a ((La 97)) Radio Fueguina, Marcos Domínguez explicó que la carrera es “un nexo entre lo que sería la Medicina y la Ingeniería”, teniendo en cuenta que “nace como para poder dar soluciones médicas en general a partir de la ingeniería y tiene mucho contenido de Ingeniería y además tiene mucho contenido propio de la biología o de la medicina”.

“Entendemos cómo funciona el cuerpo humano, entonces aprendemos a generar dispositivos para hacer tratamientos o adquirir señales biológicas”, mencionó el proesional, y agregó que “somos los que trabajamos cuando hay un tomógrafo involucrado, un equipo de laboratorio atrás, porque en el mantenimiento o en el diseño puede estar involucrado un bioingeniero”. 

“En Argentina es relativamente nueva la carrera, es de la década de los 80 y, de hecho, la de Entre Ríos es la primera en Latinoamérica en dónde se empezó a dictar la carrera”, comentó el fueguino que, previamente, terminó la secundaria en el CIERG de Río Grande.

Respecto de su vocación y elección universitaria, domínguez señaló que “a mediados del secundario ya tenía la elección bastante tomada, era como que sabía que todas las ciencias exactas más o menos me gustaban y esta ponía todas juntas, así que la elegí”.

Sin embargo, la cursada fue compleja en un comienzo: “El principio me resultó bastante complicado, el ciclo básico me costó muchísimo y ya cuando entré al ciclo avanzado fue como mucho más sencillo y ahí sí empecé a avanzar a pasos acelerados”. 

“En parte fue culpa de mi madre porque fue quien me mostró que existía la carrera, así que no fue una mala experiencia para la familia, fue como algo que les gustó, el problema es que ellos esperaban que me vaya a estudiar a Córdoba y esto no estaba en Córdoba en ese momento, así que cambió totalmente los planes”, relató el fueguino. 

Acerca de cómo es vivir en Entre Ríos y estudiar, Domínguez remarcó que “es una ciudad chiquitita, universitaria, y hay mucha gente en la misma situación, así que muy rápido encontré gente con la cual compartir”.

Se recibió cuatro años atrás y considera que ha tenido mucha suerte en lo laboral porque inmediatamente consiguió trabajo. “La verdad que en eso tuve mucha suerte, desde la cuarta semana de recibirme estuve empleado, he pasado por varios trabajos y nunca estuve desempleado y ahora estoy en una empresa de tecnología, un poco alejado de la parte biológica, más dedicado solo a la ingeniería, en una empresa que hace partes de vehículos eléctricos”, señaló. 

Por último, comentó que, si bien en un principio la idea era regresar a la isla, luego se fue acostumbrando a la forma de vida del norte. “Cuando recién me vine a vivir acá mi idea era volver, después como que me fui acostumbrando un poco a la vida al aire libre que te ofrece la ciudad de Entre Ríos y terminé quedándome un poco por ese tema, pero la verdad que uno nunca sabe a dónde va a terminar dentro de unos años”, concluyó el ingeniero.

Comentarios