Publicado en

PsicologíaConsejos para aprender a priorizar

La licenciada en Psicología, Jorgelina Esandi, nos trae otra edición de su segmento radial del programa «Un Gran Día».

Los seres humanos vivimos en un mundo muy apurado y globalizado. Todo el tiempo estamos pendientes de muchas cosas a la vez. En psicología esa función se llama multi-tasking: estamos atendiendo el teléfono, revolvemos el arroz, hablamos con alguien, ponemos música y, entre todas esas cosas juntas que hacemos, siempre algo funciona mal, y si no es así al menos nos cansamos o nos estresamos.

Hacer muchas cosas a la vez habla de la incapacidad que a veces tenemos de priorizar. Tenemos que aprender a priorizar. Aprender a priorizar tiene que ver con saber cuáles son las cosas importantes de la vida.

 Muchas veces lo urgente ocupa el lugar de lo importante, entonces algo que surge a último momento se interpone en algo importante que teníamos que hacer, como ir al acto de nuestro hijo, hablar con un amigo o tomarnos una siesta. Muchas veces eso lo vemos como algo sin importancia, pero en realidad cuando lo hacemos y nos damos ese lugar nos enteramos y nos damos cuenta de que era muy importante y que realmente lo necesitábamos. Por eso una de las cosas que tenemos que aprender cuando estamos hablando de priorizar es distinguir lo que es importante para nosotros, lo que necesito yo, si necesito tomarme un tiempo de descanso, conversar con un amigo, hacer terapia, expresar mis emociones. Son tantas las cosas que nos pasan por la mente y por el corazón que tenemos la necesidad de aprender a priorizar y saber qué es lo importante en este momento.

Cuando nosotros pudimos distinguir qué es lo importante tengo que poder ver dónde está mi voluntad, cómo voy a hacer eso que necesito hacer, qué herramientas dispongo, cuánto tiempo, en qué horarios, en qué momento, quiénes me pueden ayudar, etcétera. Por eso es que no solamente es valioso saber qué es lo importante sino también saber con qué lo voy a hacer, cuáles son mis herramientas para cumplir ese objetivo.

Cuando nosotros estamos mal hay algo que no está funcionando correctamente, cuando nos sentimos agobiados, estresados, cansados de más es porque realmente le estamos dando lugar a cosas que quizás no son tan importantes. A veces priorizamos el qué dirán, la mirada del otro, el éxito, o nos afanamos en cosas que son muy banales, pero cuando realmente priorizamos lo importante nosotros mismos logramos entrar en un equilibrio en esta vida.

Te invito a que hoy puedas pensar cuáles son tus prioridades, te invito a que puedas reflexionar en qué es lo que necesitas en este momento y que, cuando lo encuentres, puedas ver con qué herramientas contás para cumplir con tales objetivos. Vas a ver que cuando priorices, y quizás deje de lado algunas cosas que no son tan importantes, en ese momento te van a te vas a sentir muchísimo mejor.

Comentarios