Publicado en

Psicología¿Cómo enfrentar la soledad?

La licenciada en Psicología, Jorgelina Esandi, durante su segmento radial en el programa «Un Gran Día», se refirió a la forma de percibir la soledad por parte de distintas personas.

La vivencia de la soledad es, sin duda, propia de la experiencia humana. Nosotros experimentamos soledad desde el mismo momento del nacimiento, enfrentamos incontables situaciones vitales solos y, a veces, somos conscientes de eso y otra veces no nos damos cuenta. Ejemplos tenemos un montón: ir al jardín, dar un examen, ir al médico, ir al baño, hacernos un estudio, viajar, dormir, serían algunas de las cantidades de cosas que hacemos a solas.

Para algunas personas la experiencia de la soledad es sinónimo de angustia, de desamparo, de dolor, de abandono, de vacío. Sin ningún lugar a dudas, esas personas interpretan la soledad como algo negativo. Para otros es una elección de vida, es una forma de enfrentar esta realidad y hay un tercer grupo en donde consideran la soledad como algo sencillamente inevitable, algo que nos va a pasar a todos.

La soledad no es buena ni es mala, va a depender de cómo la interpretemos nosotros. Hay un viejo proverbio que dice “como es el pensamiento en su corazón tal es él”. Si vos querés saber qué piensa una persona tenés que observar cómo vive, cómo se relaciona, cómo se vincula, cuánto se valora. Si vos podés observar eso vas a saber qué es lo que piensa. Es por eso que una persona que interpreta a la soledad como algo positivo, algo buscado, algo deseado, le da un sinónimo a la soledad de libertad, de elección. En el otro punto, si hay alguien que la interpreta como algo negativo, algo impuesto, sin duda que la soledad le va a generar un problema y un síntoma.

La soledad refleja tu percepción respecto de tu sistema de creencias, qué es lo que vos pensás en relación a los otros, a la compañía, al estar con otras personas y vincularte a las relaciones y se vuelve problemática la soledad cuando se convierte en algo cíclico y circular del que no lográs salir, cuando altera su funcionamiento diario, cuando vos querés trabajar, o estudiar, o salir y la soledad te hace sentir muy mal, te hace sufrir.

También se vuelve problemática cuando nos genera actos compulsivos, cuando empezamos a consumir algo, a comprar o a ir al casino demás, o a consumir alcohol demás. Todo lo que sea en exceso se convierte en algo repetitivo y eso es muchas veces para tapar ese sentimiento de soledad, y ahí la soledad se volvió un problema. 

También se vuelve problemática cuando nos enferma, cuando logramos que nuestro cuerpo se deteriore por lo que estamos sintiendo en relación a la soledad. Cuando una persona tienen problemas en relación a la soledad, seguramente sus pensamientos van a ser pesimistas, ansiogénicos, melancólicos, negativos, derrotistas.

Es importante que podamos ver de qué maneras nosotros interpretamos algo tan inevitable como la soledad, que podamos revisar qué es lo que pensamos, qué es lo que creo, cómo nos relacionamos con nosotros mismos, porque en definitiva la soledad es estar conmigo mismo, y cuando yo aprendo a estar conmigo mismo y aprovechar esa circunstancia de vida, seguramente la soledad no va a ser interpretada como algo malo, sino que voy a aprender de ella, voy a aprender de estar conmigo mismo.

Te invito a que reflexiones en tu sistema de creencias, en lo que pensás en relación al estar solo o el estar acompañado y que, si estás atravesando un momento de soledad, puedas aprovecharlo para conocerte más.

Comentarios