Publicado en

SaludLos riesgos de la obesidad y cómo prevenir complicaciones

La médica Generalista, Fanny Urquizo, nos brinda recomendaciones para prevenir la obesidad y las enfermedades derivadas de la mala alimentación y la vida sedentaria.

El esqueleto es nuestro sistema de sostén del cuerpo y, para adaptarse a este esfuerzo que genera el sobrepeso, arquea la cintura y sobrecarga las caderas y rodillas con alto riesgo de artrosis y lesión de meniscos. Además, podrían aparecer patologías en los pies, porque se apoya mal.

La patología vascular aparece porque la sangre baja por gravedad, pero le cuesta volver de los pies hacia arriba, más si somos sedentarios y nos movemos muy poco. Esto lleva a que aumente el riesgo de edema y de aparición de varices.

Asimismo, el exceso de grasas consumidas aumenta el colesterol y triglicéridos, las arterias y estructuras elásticas con los años envejecen y se van tornando rígidas. Ciertos alimentos envejecen prematuramente estas arterias, con lo cual el riesgo del corazón aumenta porque tiene que bombear sangre por estructuras que no se dilatan cuando necesita mandar sangre. Con el tiempo aparece la hipertensión y aumenta el riesgo de hígado graso. 

El exceso de trabajo de los órganos implica que cada uno opere de distintas formas. Por ejemplo, si cargo combustible que no gasto y sigo cargando más cada vez, mis células va a llegar un momento en el que no van a querer recibir más porque ya tiene mucho acumulado porque no hago nada para gastarlo. Esto se llama insulino-resistencia y es al borde de la diabetes. 

Por otra parte, el exceso de trabajo de la tiroides genera que mantener ese cuerpo más voluminoso pueda generar una alteración en su función en más o en menos y esta, a su vez, altera el metabolismo, el estado de ánimo y la digestión. 

La hipertensión afecta también a los riñones, porque están formados por arterias que conforman un colador selectivo que, en condiciones normales, preservan la sangre y elimina lo que no necesitamos

Los riñones, a su vez, por otro mecanismo, regulan la presión, así que de ida y de vuelta el estado cardiovascular se afecta, al igual que se afecta la visión por la alimentación deteriorada de la retina, la alimentación del cerebro y porque las estructuras vasculares del cerebro también se afectan.

Recordemos que el cuerpo se alimenta gracias a las arterias, quiénes son las que transportan los nutrientes. Todo este movimiento desorienta y altera nuestras defensas y se generan además cuestiones inflamatorias que mantienen en jaque a nuestro cuerpo, por eso se dice que la obesidad en sí es una patología de riesgo y se sugiere la vacunación para protegernos de la gripe, la meningitis y ahora el Covid-19.

No esperes que tu cuerpo te manifieste problemas, podés revertir aún desde la infancia si el riesgo está presente. Si bien antes la costumbre nos dictaba que un problema de salud obligaba a realizar una consulta, en muchos casos, incluso esperamos no poder más para retrasar la consulta no deseada. Ahora, el objetivo es realizar el control de salud estando sano, es decir chequeo el control que tenemos que hacerle a nuestro cuerpo, porque le hacemos el servicio a nuestro auto, pero a nuestro cuerpo no, y nuestro cuerpo nos tiene que acompañar durante toda nuestra vida.

Realiza un control de salud, regálate un chequeo, busca identificar riesgos y empieza a trabajar para revertir los problemas, tu cuerpo se lo merece, regálale y regálate años de calidad. Cuídate porque cuidarte, es quererte.

Comentarios