Publicado en

Chicos Que CrecenAzul Rufino Bonomo, docente y abogada fueguina en Buenos Aires

Azul Rufino Bonomo nació en Río Grande hizo y cursó jardín, primaria y secundaria en el Instituto María Auxiliadora. Luego, viajó a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y realizó la carrera de Abogacía en la Universidad de la UBA.

Egresó a finales del 2014 y no volvió a la provincia, ya que se quedó esperando el título mientras trabajaba y hacía un estudio de posgrado. Actualmente, es docente en la UBA y trabaja como abogada.

“Fue todo de a poquito, me vine sola y vivía en una pensión de estudiantes, como hacemos muchos de los que nos vamos de allá, después ya me mudé sola a un departamento y hoy vivo con mi pareja”, comentó la fueguina. 

“Me encanta tanto la docencia como el ejercicio, me apasiona como una forma de ayudar y transformar realidades y también me gusta lo que hago en mi tarea en diversos temas”, mencionó la abogada, y remarcó que extraña su provincia natal.  

“Lo que sí extraño mucho vivir allá, porque mis papás viven allá, así que se extraña, creo que este año más que antes, porque cuando sos más chico y todo es nuevo y venís acá, a una ciudad grande, quizás estás como distraído con otras cosas, pero ahora ya más de grande quiero volverme para poder disfrutar a mis papás y extraño bastante y está cuarentena y esta pandemia es como que aumentó todo eso”.

En ese sentido, Rufino Bonomo señaló que “me encantaría poder volver a mi provincia y poder aportar con mis conocimientos y ayudar a crecer, tanto en el ámbito público como en el ámbito privado”.

La profesional siempre supo que su deseo era estudiar Abogacía: “Si bien hice un test vocacional en su momento con una psicóloga, siempre quise ser abogada. De hecho, me acuerdo que dé más chica, yo tenía 15 a 16 años, y uno de los primeros libros que le pedí a mi papá que me compré fue el Código Penal”,

Su madre es docente jubilada y su padre trabaja en una empresa petrolera. “Soy la primera profesional del lado de mi familia”, mencionó la fueguina residente en Buenos Aires.  

Respecto de la cursada de su carrera y la necesidad de trabajar durante los estudios, Rufino Bonomo comentó que “un solo año hice una pasantía ad honorem porque me interesaba aprender en el estudio de un amigo de mi tío, pero por suerte tuve la oportunidad de la facilidad de que mis papás me mantuvieron durante la carrera y para mí eso fue muy importante y se los agradezco, y después mucho esfuerzo, y uno trata después de a poquito de ir devolviendo”.

“A mí me encantaría volver a vivir allá, ya sea Río Grande o Ushuaia, me encantaría volver a mi provincia, extraño mucho -detalló la letrada-. El desarraigo cuesta, así que mi objetivo sería poder volver allá, trabajar y estar cerca de mis papás, de mis amigos, porque tengo un montón de amigos allá que ya se recibieron y se volvieron, otros que se quedaron allá, y mi próximo festivo sería poder volverme con un trabajo”.

Comentarios