Publicado en

Hay casos de chicos de 9 añosLa importancia de hablar del suicidio para prevenirlo

En Argentina se registran casos de suicidios desde los 9 años, por lo cual resulta imprescindible que cada familia pueda hablar del tema.

La licenciada en Psicología, Susana Galfaso, habló con ((La 97)) Radio Fueguina sobre la importancia de realizar un abordaje de la problemática del suicidio desde la comunicación social y familiar, teniendo en cuenta el escenario particular de la vida durante la pandemia. 

Galfaso consideró fundamental que los medios de prensa puedan funcionar como un puente para hacer llegar un mensaje a las personas y los grupos familiares, especialmente en cuanto a la importancia de dialogar sobre el tema.

La profesional sostuvo que “hay tanta mística que incluso hay personas que no pueden pronunciar la palabra, que no hablan del suicidio, entonces yo creo que el abordaje primero es, justamente, a través de una nota y se inicia el debate para poderlo comentar, contar, y a partir de ahí también poder escuchar lo que dice cada uno y escucharse entre todos, y ahí creo que está el nudo este tema hoy actualmente”.

Con relación a las conversaciones posibles con los más pequeños, Galfaso remarcó que un dato relevante, y preocupante a la vez, es que en Argentina se registran casos de suicidios desde los 9 años: “Entonces es importante incluir a los chicos, por supuesto no muy chico, muy pequeño no, porque un chico de 5 o 6 años no tiene todavía formada la idea de la vida y la muerte, pero a partir de los 10-11 años los chicos hablan de suicidio, que no lo hablen en casa, o que no lo hablen con su maestra, no significa que entre ellos no lo estén hablando; entonces por eso es muy importante instalarlo, porque tenemos este tipo de casos a partir de los 9 años”.

Por otra parte, la psicóloga se refirió al rol que juegan las redes sociales en la actualidad, siendo que, si bien sirven para poner en evidencia algunas cuestiones, también son el marco de muchas situaciones “invisibles”, debido a que muchas cosas se dicen en el anonimato o sin conocer el lector el contexto en el cual se expresan. 

“Las redes sociales juegan un papel en contra y uno a favor -expuso la especialista. A favor porque también sirven para exponer cosas, para que nos podamos enterar si una persona está mal, si quiere compartir su estado o una situación, pero también el gran problema de las redes sociales es que invisibilizan a la persona, vos nunca sabes quién es el que está hablando y, en realidad, qué le está pasando, si lo que está contando es para lograr la atención de otros, sí lo está exagerando para llamar la atención de todos y no es real lo que está contando, y si es real no sabes cómo encontrar esa persona a no ser que vos tengas el teléfono directo de alguien”.

“Se están utilizando las redes para múltiples cosas pero es muy difícil acceder  porque no puedo ver lo no verbal, no puedo ver sus gestos, cómo está vestida, en qué lugar de la casa está escribiendo o cómo está sentada esa persona; hay un montón de variables que no las puedo tener en cuenta y no las sé, y eso hace que se haga muy complejo el mensaje que se da a través de las redes”, indicó Galfaso.

Comentarios