Publicado en

Chicos Que CrecenNatacha Barthel: Arte y psicología para superar los obstáculos

La joven riograndense de 28 años consiguió su título universitario en noviembre de 2020. Para eso tuvo que vencer el miedo a una de esas materias que asustan.

La licenciada en Psicología Natacha Barthel nació en diciembre de 1992 en Río Grande y desde muy chica tuvo una atracción hacia las artes, por lo cual cursó la secundaria en el Colegio Polivalente de Arte, con especialización en Pintura Mural.

Su segunda pasión comenzó a despertar en esa etapa, porque le “llamaba mucho la atención” el estudio de la mente y del comportamiento humano.

“En los polimodales, cuando yo fui al colegio, tenía la opción de arte y la opción de Humanidades, que tenía también materias artísticas, entonces ingresé al polimodal de Humanidades, porque me llamaba mucho la atención y terminé”, comentó la profesional fueguina, y agregó que “tuve un año sabático sin querer, porque me había querido ir a estudiar Actuación a Buenos Aires, pero no se pudo, así que en ese año me quedé reflexionando sobre el futuro y la salida laboral, y opté por probar con psicología”. 

En 2012 viajó a la ciudad de Córdoba para asistir a la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Córdoba, donde obtuvo su licenciatura. 

Logró finalizar la carrera en ocho años, lo cual es un buen promedio de tiempo, teniendo en cuenta las estadísticas de estudiantes a los que les toma, en promedio, 13 o 14 años años poder llegar al título universitario de la UBA. 

“La cursada son cinco años, más la tesis, pero yo en realidad terminé de cursar a los 6 años que iba en la carrera”, detalló la psicóloga, quien comentó que la dificultad que tuvo que resolver fue una materia que le generaba temor ante la posibilidad de desaprobar.

“Lo que me costó un poco fue sacar todos los finales, porque había una materia muy troncal a la que le tenía muchísimo miedo y no me presentaba a rendir, así que la rendí el último año que la podía sacar -relató Barthel-, y ahí fui destrabando todo el resto que podía rendir, y me llevó su tiempo, y la tesis también me llevo casi dos años”.

Por último, en sus palabras de agradecimiento, la licenciada valoró el rol de su madre, por acompañarla y alentarla a cumplir sus metas. Subrayó que como mujer, su madre es “un ejemplo a seguir” y la calificó como “una guerrera”. 

Comentarios