Publicado en

Crece la obesidad en la provincia El peligro de la diabetes y otras enfermedades vinculadas

Desde el Centro Integral de Salud AGP brindaron un panorama de la realidad local respecto del sedentarismo y los problemas de salud que esto acarrea. Además, los consejos para comenzar a tener hábitos más saludables.

La Dra. Anabella Pastorelli es la directora Técnica del Centro Integral de Salud AGP y se refirió a la problemática de obesidad que se ha incrementado en Tierra del Fuego en los últimos meses debido a la pandemia y las restricciones a distintas actividades. 

Según destacó la profesional, la incidencia de obesidad, tanto infantil como de adultos, “aumentó en el último tiempo”. “De hecho, esta provincia es propicia para esto -explicó la médica-, porque estamos encerrados, casi no salimos a la calle y, estar encerrado, más que por la pandemia, también es por la condición climática, y se genera ansiedad, uno come a cada rato, no hacemos actividad física y, sumado a eso, el frío hace que el cuerpo te pida calorías. Eso hace que se den todas las condiciones para una vida sedentaria y hace a un aumento de peso en general”.

Pastorelli mencionó que estas particularidades de nuestra región y los malos hábitos, “traen consecuencias nefastas para la salud, que tienen que ver con la prediabetes, que es un término muy conocido hoy por hoy, que existe hoy realmente y que es un paso previo a ser Diabetes”.

En ese sentido, la doctora amplió que “que está relacionado con la obesidad, donde hay un exceso de grasas y de azúcares que no estamos pudiendo metabolizar, entonces llega un momento en el que el páncreas se agota y ahí comenzamos con la patología de Diabetes y, cuando evoluciona en los adultos, todavía avanza mucho más la patología en cuanto a presión arterial, de hígado graso y problemáticas cardiovasculares en general”.

“Es muy importante tomar conciencia de lo que nos está pasando y de todos los factores que nos rodean para poder tratar de contrarrestarlos”, señaló Pastorelli, y añadió que “si bien hay gente que se compra una cinta o una bicicleta fija para estar en la casa, la verdad es que la falta de motivación, o la falta de hábito, hace que terminé convirtiéndose en un perchero; entonces es necesario tomar conciencia todos los días”.

No se trata únicamente de una decisión personal, si no de todo el grupo de convivencia: “La familia entera tiene que tener hábitos saludables, de hecho es lo ideal, realmente, que todos respetemos los tiempos de las comidas, comamos en proporciones adecuadas, y no tantas calorías, que después no gastamos, porque ahí es donde después se produce un desequilibrio de la obesidad”.

“Nosotros, como seres humanos, no tenemos la capacidad de medir las calorías que estamos ingiriendo, entonces, tenés frío, tenés hambre o tenés ansiedad, y se produce un picoteo desde que te levantas a la mañana, hasta la noche, y ni hablar de los lugares laborales, donde uno está con el mate, los bizcochitos, las facturas, y pasa mucho tiempo, y vamos aumentando de peso sin darnos cuenta”, relató la directora del Centro Integral de Salud AGP.

Por eso, la especialista remarcó la importancia de “hacer desayuno, almuerzo, merienda y cena, con dos colaciones frutales, y tratar de tomar agua, mucha agua todo el día, y no dejar de hacer deportes”. 

Otra cuestión a tener en cuenta es la diferencia entre el “hambre real” y el “hambre artificial” o el deseo compulsivo de comer, por lo cual se recomienda “consumir en cantidad adecuada y moderada los dulces, por ejemplo”.

“El hambre real es cuando dormimos 8 horas y el cuerpo te pide desayunar y se siente el hambre, cuando tenemos muchas horas sin comer y el cuerpo te pide comida”, indicó Pastorelli, y contrastó que “cuando nosotros estamos en una fiesta, venimos de almorzar o cenar, y de repente estamos invitados a un lugar que tenemos una mesa llena de comida, vamos a comer y vamos a seguir comiendo quizás por varias horas”, siendo que ese comportamiento no resulta saludable. 

Comentarios