Publicado en

Muerte de la turistaConfirmado: Carla Ferrelli falleció por hipotermia tras un paro cardiorrespiratorio

Así lo determinó el informe preliminar de la autopsia. La joven, de apenas 28 años, había contratado una excursión para subir al glaciar Ojo del Albino.

Finalmente, se conoció en las últimas horas el resultado de la autopsia preliminar realizada sobre el cuerpo de Carla Ferrelli, la joven turista de 28 años y oriunda de Necochea que falleció el fin de semana mientras realizaba un trekking en cercanías de Ushuaia.

Según las pericias realizadas por los profesionales, la mujer murió por hipotermia, tras sufrir un paro cardiorrespiratorio, tal y como se suspechaba en un principio.

Cabe recordar que la necochense había contratado junto a un grupo de personas y a través de una empresa local, un guía para que la acompañase al glaciar Ojo del Albino, que se encuentra a unos 900 metros sobre el nivel del mar y requiere una caminata de unos 20 kilómetros.

Los detalles del caso

Según la información difundida por la policía de la provincia, el grupo estaba conformado por la guía y cuatro turistas (entre ellos Ferrelli) y la travesía se llevó a cabo en medio de condiciones climáticas adversas, con intensas lluvias y baja temperatura.

Los problemas comenzaron cerca de las 18 del sábado, cuando el contingente inició el descenso de la montaña, y la joven comenzó a manifestar un cuadro de hipotermia que le impedía continuar el trayecto por sus propios medios.

Ante esa situación, el grupo pidió ayuda a la Comisión de Auxilio que asiste este tipo de contingencias en la montaña, mientras que se decidió que tres de los visitantes continuaran el camino hacia la ruta, y que la joven permaneciera al cuidado del guía.

Según las fuentes, los miembros de la Comisión de Auxilio no llegaron a salir hacia el lugar porque la empresa informó que realizarían la maniobra con un «grupo propio».

Sin embargo, con el transcurso de las horas y cuando ya eran más de las 22 del sábado, los rescatistas fueron convocados nuevamente y, al llegar al sitio, se encontraron con que la turista ya había sufrido «un paro cardiorespiratorio y no presentaba signos vitales», indicaron los voceros policiales. A las 2 de la madrugada se confirmaría el deceso.

Ahora, la Justicia tiene en sus manos la investigación de la muerte, más allá de sus causas. Es que resta saber si existió algún tipo de responsabilidad por parte de la empresa o bien del guía, que podría haber actuado negligentemente.

Comentarios