Publicado en

Se extiende en Argentina el uso de la “señal de ayuda”, para víctimas de violencia de género

Es un gesto sencillo con una sola mano que permite pedir auxilio sin hablar, para evitar alertar al maltratador. Cómo es la señal.

La Legislatura porteña declaró hoy de Interés de la Ciudad para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos la campaña »La Señal de Ayuda» que busca difundir el pedido de ayuda en clave al que pueden recurrir las víctimas de violencia de género en el contexto de aislamiento por la pandemia del coronavirus.

El reconocimiento se dio en el marco de la sesión ordinaria de la Legislatura de la Ciudad a la iniciativa originada por la «Canadian Women’s Foundation» para proporcionar a las víctimas de violencia doméstica una herramienta segura para poder pedir ayuda, sin el riesgo de exponerse ante el agresor.

La «Señal de Ayuda» se efectúa levantando la mano con la palma abierta hacia el frente, se esconde el pulgar y se cierra el puño como un gesto que debe ser leído como un pedido de auxilio.

Las personas que reciban esa señal de alerta, que puede darse durante la realización de comunicaciones virtuales en el contexto de pandemia, debe llamar al 144, la línea que brinda atención, contención y asesoramiento en situaciones de violencia por cuestiones de género.

«Es muy importante estar alertas para reconocer la señal», manifestó el legislador autor de la declaración Sergio Abrevaya, del GEN, y agregó que «de esta manera podemos salvar vidas».

Durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio, los llamados por casos de violencia de género crecieron aproximadamente un 28%, según datos oficiales.

 

Señal de ayuda

La campaña nació en Canadá, en el contexto de pandemia de COVID-19, para que las víctimas pudieran comunicarse durante una videollamada virtual, sin tener que hablar y evitar que la escuche el hombre maltratador con el que conviva.

Hay que levantar la palma de la mano, esconder el pulgar hacia adentro y cerrar el puño. Con esa señal, una mujer puede pedir ayuda sin hablar para advertir que está sufriendo algún tipo de violencia de género.

La campaña nació en Canadá, en el contexto de pandemia de COVID-19, para que las víctimas pudieran comunicarse durante una videollamada virtual, sin tener que hablar y evitar que la escuche el hombre maltratador con el que conviva.

La cantante argentina Coral Campopiano, junto a su artista amiga Andrea Campbell, trajeron la campaña para replicarla en el país. Y para difundirla sumaron a muchas otras mujeres del ambiente del espectáculo (video).

Las actrices Gloria Carrá y Natalia Oreiro, las periodistas Débora D’Amato, Sandra Borghi y Débora Plager y la bailarina Laura Fidalgo son algunas de las famosas que ya participaron y difundieron la campaña que, además, cuenta con el apoyo del Observatorio «Ahora que sí nos ven».

«Nos pareció re contra práctico que haya un gesto con el que estando en pandemia y sin poder hablar, sin poder decir en voz alta lo que nos pasa, poder comunicar la violencia que alguien puede estar sufriendo», explicó Campopiano.

La cantante propone que la campaña se extienda más allá del aislamiento obligatorio y que se capacite al personal de todas las áreas que trabajan en los casos de violencia de género.

«Tiene que ver con que esta señal traspase lo que es la pantalla de las llamadas de video o la situación de pandemia, y la usemos para los casos de violencia de género y violencia intrafamiliar en la vía pública y en cualquier lugar, que sea una señal que si algún oficial de seguridad te ve sepa que tiene que accionar y reaccionar con un protocolo para proteger a la víctima».





 

 

(Información de Telam/diario La Nueva)

 

..

Comentarios