·

Prohíben en Neuquén el saludo con codos y puños

Lo dispuso el gobernador Omar Gutiérrez, quien les pidió a los vecinos que eviten todo tipo de contacto. "Tenemos que acostumbrarnos a las nuevas maneras de vincularnos con otras personas”, sugirió.

La situación en Neuquén cambió en las últimas semanas. La provincia continúa en fase de contención porque no tiene transmisión comunitaria de coronavirus, pero el incremento de casos en la capital obligó a reforzar medidas.

Con este panorama y rumores de vueltas atrás con las flexibilizaciones (desmentidas oficialmente), el gobernador Omar Gutiérrez apeló a la concientización de los vecinos a través de sus redes sociales: les pidió que no se saluden con el puño ni el codo.

Esta forma se fue haciendo parte de la nueva normalidad. Pero con el avance de la pandemia y el conocimiento -aún escaso- de la enfermedad, todo se vuelve a poner en cuestionamiento. En esto entra en consideración el saludo porque no es posible respetar la distancia social si se chocan codos o puños.

«Tenemos que acostumbrarnos a las nuevas maneras de vincularnos con otras personas. Aprendamos a respetar la distancia social, personal y física», comenzó su tweet Gutiérrez. Ya sea su equipo de comunicación o el mismo mandatario quien redactó esas palabras, se sabe que van bien en línea con su forma de pensar. Los allegados aseguran que el gobernador es riguroso -muy riguroso- con el cumplimiento de las recomendaciones sanitarias para evitar el contagio.

Su recomendación más reciente había sido la de evitar las reuniones sociales de hasta 10 personas. Un día después terminó prohibiéndolas en Neuquén capital y, luego, anunció medidas en conjunto con el intendente capitalino, Mariano Gaido.

Una de las más importantes son los testeos barriales. Personal municipal va puerta a puerta haciendo un cuestionario sobre síntomas a los vecinos y, si condicen con los de coronavirus, se les indica que en el centro de salud más cercano se les tomará la muestra para hacer el análisis. El objetivo es conocer más a fondo la situación epidemiológica, contener posibles nuevos contagios y concientizar.

A la par, hoy se conoció la muerte de otra paciente del policlínico ADOS. Desde finales de abril, Neuquén mantenía la cifra de cinco fallecimientos, pero el lunes murió una mujer internada. El primer análisis de esta persona dio negativo y luego dio positivo. El miércoles murió una segunda paciente, de 84 años y anoche, la tercera, de 89.

Desde el inicio de la pandemia se detectaron 280 casos de coronavirus en la provincia. De estos, 154 estaban activos, aunque en dicho listado debía estar incluida la mujer que murió y que aún no figuraba en ese parte.

 

(el Patagónico)