(( La 97 )) Radio Fueguina
Jue.04 junio 2020
7°C Río Grande
·

El ex Obispo de Tierra del Fuego está internado por leucemia y pidió que recen por él

“Les pido que me acompañen con la oración para poder transitar este momento. Una Semana Santa muy especial en mi vida y la vida de ustedes en la que caminamos al lado de la cruz del Señor, fuente de nuestra esperanza”, indicó a través de una carta.

El ex obispo de la provincia de Tierra del Fuego y Santa Cruz, Miguel Ángel D’Annibale se encuentra internado, ya que su salud se agravó recientemente. El anuncio lo hizo mediante una carta que envió a los sacerdotes de la Diócesis de San Martín.

Allí cuenta que en 2009, luego de cumplir 50 años y tras chequeos de rutina, le detectaron Leucemia Linfocítica Crónica. Desde aquella fecha hasta marzo de este año, se realizó chequeos semestrales que indicaban que no necesitaría tratamiento, sólo controles.

“Así fue mi vida en estos once años, donde fui nombrado obispo en el sur argentino y desde hace dos años estoy con ustedes desarrollando la tarea pastoral con toda normalidad”, detalla en el escrito.

Allí, informó: “El chequeo del mes de marzo de 2020 mostró un cambio en el desarrollo de la enfermedad. A partir de ahí, se hicieron nuevos chequeos y el último, realizado el 3 de abril, dio como resultado que las defensas del cuerpo están muy bajas”.

Razón por la cual, continúa el ex obispo, “los médicos determinaron una internación para poder estudiar bien la situación de mi salud y lograr el tratamiento adecuado”.

De esta manera, el obispo se encuentra internado en el CEMIC de Saavedra, Buenos Aires, para comenzar con dichos estudios y posteriores tratamientos. Detalló, además, que “dadas las circunstancias del aislamiento obligatorio que nos toca vivir, todos deben permanecer en sus casas”.

En paralelo, y para concluir, el obispo solicitó: “Les pido que me acompañen con la oración para poder transitar este momento. Una Semana Santa muy especial en mi vida y la vida de ustedes en la que caminamos al lado de la cruz del Señor, fuente de nuestra esperanza”