·

Polémica: Desde Santa Cruz sostienen que el peaje «no es nuevo y estaba establecido hace muchos años»

Así lo subrayó el Dr. Jorge Cabezas, secretario de Legal y Técnica del Municipio de Río Gallegos, por el cobro a los camiones de mercadería que pasan por el ejido urbano rumbo a Tierra del Fuego o Punta Arenas (Chile).

Está muy lejos de terminar la polémica por el cobro de la tasa municipal a los camiones de transporte de mercadería que pasan por el ejido urbano de Río Galleos rumbo a Tierra del Fuego o a Punta Arenas (Chile).

Luego que el intendente Pablo Grasso saliera a responderle a los empresarios que habían publicado una solicitada protestando por este cobro, ayer el senador de Tierra del Fuego Pablo Blanco presentó un proyecto en la Cámara Alta repudiando la medida municipal.

Entre los fundamentos, Blanco recuerda que el 23 de diciembre pasado, el Concejo Municipal de Río Gallegos, aprobó una ordenanza, a través de la cual impuso el pago de una tasa especial a los vehículos de transporte que ingresen a la localidad.

La misma establece montos que van desde 3000 pesos para vehículos de hasta 25 toneladas y de entre 4 y 10 mil pesos para vehículos de mayor envergadura y cuyo control será realizado por los agentes de bromatología.

Y, respecto a esto, señaló: “Esto claramente no tiene que ver con la seguridad bromatológica de la ciudad, es más bien el cobro de un peaje encubierto a vehículos de transporte que atraviesen la ciudad de Río Gallegos por la Ruta Nacional Nº3 la cual es de jurisdicción nacional y es el único lugar de paso habilitado para que circulen los transportistas que tienen como destino la provincia de Tierra del Fuego o la localidad de Punta Arenas en Chile”.

La versión oficial de Río Gallegos

“Somos el poder de policía del Código Alimentario Argentino y la jurisdicción de Río Gallegos, en el sentido de autoridad bromatológica, se extiende hasta el paraje de Lemarchand, que sería la última barrera”, señaló el secretario de Legal y Técnica del Municipio santacruceño, Jorge Cabezas, y añadió que después, hay cuestiones que son propias de cada localidad.

“La introducción de mercadería está normada por ordenanza de la ciudad de Río Gallegos y de las distintas localidades que tienen que efectuar el control de la mercadería de los alimentos que ingresan”, sostuvo el funcionario y también dijo que para la Municipalidad instalar el puesto sanitario en un lugar adecuado, donde el control se puede efectivizar, era un viejo anhelo y “nosotros logramos concretarlo con cuestiones que ya venían de la gestión anterior”.

“La polémica se da porque esto no se estaba aplicando. Las ordenanzas son preexistentes a nuestra gestión, estaban determinadas y hay que ponerlas en vigencia; la obligación como Ejecutivo Municipal es cumplir las ordenanzas”, subrayó el funcionario del Departamento Ejecutivo.

Reconoció que “actualizamos el valor de las ordenanzas, con lo cual sí pudo haber sido un impacto mayor al que se tenía previsto, pero esta tasa no es nueva, estaba establecida hace muchos años” y añadió que con la instalación del puesto en Guer Aike, del 10% que se registraba, se va a estar registrando el 95% o el 100% de los que pasen.