·

Denuncian que un edificio histórico de la Caja de Previsión está “detonado”

La sede de San Martin y Fadul se encuentra en estado de total abandono, denunció una de las directoras por los Activos.

La sede de San Martin y Fadul se encuentra en estado de total abandono, denunció una de las directoras por los Activos

La directora por los activos en la Caja de Previsión Social de la provincia, Norma González, recorrió instalaciones del organismo y subrayó el estado de abandono en el que se encontró el edificio de San Martín y Fadul, en la ciudad de Ushuaia, calificándolo como “detonado”.

González señaló que “las imágenes son impactantes y refleja dónde nos han llevado (por la gestión anterior), lo que pasó durante tantos años”. Así mismo, sostuvo que “esto es producto, quizás, del saqueo de la Caja”, y cuestionó que “esto no pasó ayer”.

“Vamos a reunirnos con gente de la OSEF para ver qué se puede rescatar, qué se puede recuperar de lo que creen que pueda servir ahí -expresó la directora-, vimos un edificio detonado, que fue usado por la última gestión para inaugurar un espacio de atención al ciudadano, donde funcionaba la óptica”.

Según la representante de los trabajadores estatales, las condiciones del establecimiento ubicado en pleno centro de la capital de la provincia, “muestra lo que han hecho” desde la gestión saliente de Rosana Bertone, teniendo en cuenta que “se usó un edificio que le pertenecía a los trabajadores y a los jubilados de la Caja provincial, hicieron eso porque tenían pleno poderes y nosotros estábamos en franca minoría”.

González resaltó el acompañamiento del presidente de la Caja en a recorrida por las instalaciones: “Estuvo en todo momento junto a nosotros., no hay vicepresidente y eso equipara la discusión, es un gesto y lo destaco, no sé cuánto va a durar eso, pero todo lo que podamos recuperar, será por la gestión de todos”.

Respecto del material administrativo que existe en el lugar, la dirigente consideró que se deberá digitalizar el archivo ya que “hay documentos importantes guardados desde 1980”. “Se nos ocurrió digitalizar el archivo, resguardarlo, porque el edificio tiene fallas y entra agua, hay goteras por todos lados”, precisó González.