·

Con el “cuento del tío” le robaron $5 millones en dólares y euros

Sucedió en San Rafael (Mendoza) y es la estafa más grande que se recuerda en la zona. El embaucador se hizo pasar por su nieto.

Una jubilada de 89 años denunció ante la policía de Mendoza que delincuentes la engañaron bajo la modalidad conocida como «cuento del tío» y le robaron 5 millones de pesos en billetes de dólares y euros.

La denuncia fue radicada en la comisaría 32 de San Rafael, en el sur de la provincia, donde no se recuera una estafa de similar magnitud por su monto.

La mujer relató que el engaño ocurrió el jueves cuando se hallaba en su casa y recibió el llamado de un hombre que afirmó ser su «nieto preferido».

“Hay que entregar los dólares que están en tu casa por un problema con el Banco Mundial», le dijo el delincuente a su víctima.

Minutos más tarde, la mujer llamó a su nuera preguntando por el nieto y el dinero, y entonces advirtieron que la habían estafado.

Familiares acompañaron a la víctima a radicar la denuncia en la Comisaría, desde donde se montó un operativo de averiguaciones y procesos para tratar de dar con la banda que cometió la estafa.

 

El nieto preferido

De acuerdo a fuentes policiales, el jueves, alrededor de las 13, la anciana atendió un llamado telefónico y la voz al otro lado del tubo le hizo creer que era “su nieto preferido”.

En la charla entre la abuela y el supuesto nieto, él le dijo que estaba en el banco con su papá haciendo unos trámites y que un empleado bancario iría a recoger el dinero que tenía guardado.

Asustada, la mujer preguntó a qué se debía esa situación y, como si nada, el estafador le dijo que “era un problema con el Banco Mundial”.

Solo pasaron unos minutos cuando un desconocido, muy bien vestido, golpeó a la puerta y gentilmente le dijo que estaba ahí para retirar el dinero.

La anciana siguió al pie de la letra las indicaciones del aparente nieto y le entregó al timador 78.145 dólares y 5.000 euros.

Cuando el delincuente se hizo del dinero, le pidió encarecidamente a la dama que no llamara a nadie hasta después de las tres de la tarde. Entonces dio media vuelta y desapareció.

Finalmente la anciana notó que había algo raro y dio aviso a un familiar, pero ya era demasiado tarde.

Ante la reiteración de estos hechos, desde la Policía reiteraron que es necesario explicarles a los adultos mayores que no deben brindar datos por teléfono y sobre todo nunca dejar entrar a un desconocido a la casa.