·

Brutal femicidio en Madryn: murió la mujer que había sido empalada

Su pareja y principal sospechoso del hecho será ahora acusado de femicidio o de abuso sexual seguido de muerte.

Una mujer de 55 años que se encontraba internada en grave tras haber sido atacada a golpes y empalada en la ciudad chubutense de Puerto Madryn murió hoy, por lo que su pareja y principal sospechoso del hecho será ahora acusado de femicidio o de abuso sexual seguido de muerte.

Según informaron fuentes judiciales citadas por la agencia de noticias Télam, el fallecimiento de M.G.F. ocurrió esta mañana y fue confirmado por el director del hospital Andrés Ísola, Ariel Urbano, quien detalló que «la paciente se encontraba internada en la sala de terapia intensiva, dado el cuadro generalizado que se agravó en las últimas 24 horas».

La víctima había sufrido graves heridas que potenciaron su cuadro de salud previo, por tratarse de una paciente con leucemia.

«Su estado se agravó y anoche tuvo un mayor requerimiento de drogas para contener la infección, que no fue resistido por las fallas multiorgánicas, que incluyeron problemas renales severos», describió Urbano.

La mujer ingresó el jueves pasado al hospital y fue de la guardia directamente a terapia intensiva por las graves lesiones provocadas por un empalamiento que le provocó la perforación del intestino delgado y del estómago y lesiones en el diafragma.

Por su parte, su pareja, identificada por el Ministerio Público Fiscal como Daniel Cayetano de la Fuente, de 48 años, que fue detenido e inicialmente imputado de «tentativa de femicidio», será ahora notificado de la nueva acusación por femicidio o por abuso sexual seguido de muerte -ambos castigados con penas de prisión perpetua-, según establezcan los fiscales del caso, Daniel Báez y Anya Pucheta.

Al hospital

El hecho ocurrió entre la noche del miércoles y la madrugada del jueves de la semana pasada en un domicilio de Puerto Madryn, donde residía el ahora detenido.

Surge de la pesquisa que la mujer atacada llegó a su casa visiblemente descompuesta, vomitando sangre y requiriendo ayuda, por lo que su hija la llevó de urgencia al hospital en la creencia de que el cuadro guardaba relación con la leucemia que padecía.

«Cuando fue trasladada al quirófano y la revisaron se vieron las heridas de la mujer; la trataron, la operaron y la alojaron en terapia intensiva», describió el fiscal en jefe de Puerto Madryn.

El ataque fue denunciado el viernes por la hija de la víctima, quien contó que había tenido una conversación telefónica con De la Fuente en la que éste le preguntó por las heridas que había sufrido la madre.

A partir de los datos aportados por la hija de la mujer los investigadores allanaron la casa del imputado, donde se secuestraron un palo de amasar, un mango de escoba y otros objetos compatibles con la comisión de una herida de unos 50 centímetros, que es la que presentaba la víctima.

Los pesquisas también secuestraron la ropa de cama del dormitorio que habían compartido la víctima y el acusado, al tiempo que no descartaron la participación de terceras personas.

Fuentes policiales explicaron a Télam que el detenido cuenta con otras dos denuncias «de vieja data» de parte de una expareja que lo acusó de violencia sexual y adicciones.