·

Vuelcos por imprudencia en la zona donde pintaron una Estrella Amarilla

El sábado se emplazó una Estrella Amarilla en el cruce de Berta Weber y Pellegrini, a modo de prevención. En las horas inmediatas, se registraron dos accidentes por imprudencia en el mismo lugar.

El director de Inspección General, José Díaz, remarcó que todos los accidentes de tránsito registrados durante el fin de semana “fueron producto de la imprudencia” de los conductores. Vale destacar que hubo dos vuelcos en el sector donde, horas previas, se había pintado sobre el asfalto una Estrella Amarilla de concientización vial.

En diálogo con la ((97)) Radio Fueguina, Díaz remarcó que la mayoría de los accidentes en las calles de Río Grande se provocan por “no respetar las velocidades, no prestar atención a cartelería existente, si bien todos conocemos nuestra ciudad, porque son vecinos de la misma”.

“Es lamentable porque hubieron vuelcos que la verdad no se pudieron entender”, deploró el funcionario.

“Por ejemplo, donde el sábado a la mañana se pintó una Estrella Amarilla, en la intersección Berta Weber y Pellegrini, hubo un vuelco el viernes y otro en la madrugada del sábado”, expresó el director, añadiendo que “no hubieron lesiones graves, pero sí podría haber pasado cualquier cosa porque, en la forma en la que ocurrieron estos vuelcos, la verdad que venían a una velocidad muy importante”. Como agravante, uno de los protagonistas dio positivo de alcohol en sangre y el otro huyó del lugar del accidente, abandonando el automóvil.

Actualmente, son más de 100 inspectores de tránsito los que se reparten la tarea de control, “en distintos turnos y de distintas maneras, para poder cubrir la demanda de la ciudad”. No obstante, Díaz lamentó que “con estos resultados, pareciera que no alcanza, pero se trata de cubrir todas las necesidades”.

Respecto de la zona de los vuelcos mencionados, el funcionario municipal señaló que cuenta con reductores de velocidad, pero que la imprudencia de la gente es la principal razón de los accidentes. “El tema es que la gente piensa que, porque va con un vehículo grande, un vehículo con buena suspensión, puede pasar a la velocidad que viene y no es así”, advirtió Díaz, y agregó que “el reductor de velocidad es una señal vertical que indica, aunque no tenga un golpe, no deteriore o no sufra daños en la estructura del vehículo, es una señal que indica que tenemos que bajar la velocidad, y eso lo tienen que entender los conductores”.

..