·

Provocación pirata: El stand de las “falklands” en Montevideo se repite cada año desde 2015

El reclamo del gobierno fueguino es idéntico al presentado por la Cancillería ante el gobierno uruguayo hace dos años, en ocasión de la edición 2017 de la “Expo Prado”. Pero la provocación se repite todos los años.

La semana pasada, el gobierno fueguino –a través de la secretaría de Representación Oficial para la Cuestión Malvinas- elevó una nota de protesta a la Cancillería, planteándole la preocupación en la Provincia por la inclusión de un escritorio de comercio y turismo de las Islas Malvinas dentro del pabellón del Reino Unido en la Exposición Internacional de Ganadería y Muestra Internacional Agro-Industrial (Expo Prado) que cada año se lleva a cabo en la ciudad de Montevideo, Uruguay.

La reacción del gobierno de Rosana Bertone se anticipa –esta vez- a los hechos ya que la misma actitud se repite desde 2015 en cada ocasión en que se celebra la muestra anual.

 

En 2017 Macri reclamaba

Ya en 2017 fue el gobierno nacional el que se quejó ante el Estado uruguayo por esa situación que es considerada un nuevo acto de provocación del gobierno colonialista británico.

En referencia al stand que promociona nuestras islas Malvinas como las “falklands islands” en la Expo Prado, «la Argentina lamenta esta acción que el Gobierno británico viene reiterando desde 2015 y espera contar con la colaboración y comprensión del Gobierno uruguayo y las autoridades de la Feria, a fin de que esta situación no se repita en futuras ediciones del evento», indicaba en un comunicado el Palacio San Martín.

El parte de prensa refería que «La Embajada argentina en Montevideo se reunió con autoridades de la Cancillería uruguaya para manifestar enfáticamente el malestar argentino ante la anunciada presencia, en la búsqueda de una solución que se condiga con el apoyo histórico del Gobierno uruguayo en la cuestión Malvinas».

Pese a este reclamo formal, nada hizo el gobierno uruguayo para que se desmontara el polémico puesto turístico. Por el contrario, el ministro de Relaciones Exteriores del país vecino -Rodolfo Nin Novoa- expresó que “El gobierno de Uruguay no tiene nada que ver”, aunque (como buen diplomático) dejaba a salvo que “reivindicamos la soberanía de esas islas para la nación Argentina».

Según contó Novoa entonces, desde su cartera habían “hablado con el embajador inglés (en Uruguay), pero no hay que olvidarse que esta no es la primera vez que sucede”. “Acá hay un acuerdo entre privados», se desligó.

 

En 2018, a Macri dejó de importarle

Un año después, en setiembre de 2018, el stand ofreciendo a las “falklands” como destino turístico no mereció reclamo alguno por parte de funcionarios de Macri. Pero fue el escenario de una manifestación de protesta de ciudadanos argentinos residentes en Uruguay, encabezados por referentes de los centros de Excombatientes y de diputados del Parlasur.

«No es la primera vez que esto sucede», recordó el por entonces diputado Daniel Filmus, y dijo que ya en 2015, cuando se desempeñaba como secretario de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, durante el gobierno de Cristina Fernández (2007-2015), la Cancillería argentina reclamó ante su par uruguaya por este hecho, «lo que derivó en el desalojo del stand».

Si así fue en 2015, en los años posteriores el stand pirata resistióa todos los reproches y -según parece- estará nuevamente presente este año.

Desde 2017, el gobierno argentino se desentendió del tema y ello generó que -20 días antes del comienzo de la Muestra- la administración de Rosana Bertone renueve su reclamo y su pedido de intervención de la Cancillería, aunque sin demasiadas expectativas de éxito.

 

..