·

Elecciones: Triunfos peronistas en tres provincias

Omar Perotti le devuelve al peronismo la gobernación de Santa Fe tras 12 años. Insfrán iniciará su séptimo período en Formosa. Alberto Rodríguez Saá aplastó a su hermano Adolfo y obtuvo la reelección.

El peronismo unido logró recuperar, después de doce años, la gobernación de Santa Fe de la mano del senador nacional Omar Perotti (Frente Juntos), que venció por más de cuatro puntos (40,51% a 36,35% de los votos) al candidato del Frente Progresista Cívico y Social, Antonio Bonfatti.

La victoria del PJ, una amalgama que se nutre también de sectores del kirchnerismo y del massismo, se alinea con el fortalecimiento del peronismo en el poderoso bloque de la Región Centro que integran Córdoba y Entre Ríos.

Cuando la tendencia parecía irreversible y con el 75% de las mesas escrutadas, Bonfatti ensayó un reconocimiento de la derrota escoltado por su vice, Verónica Tejeda: “Si se confirma la tendencia, felicitamos al ganador y nos ponemos a disposición de lo que necesiten para seguir haciendo grande a Santa Fe”, dijo sin ocultar su desazón frente a los resultados. “A corazón y a pecho, la vida continúa”, cerró el también exgobernador.

 

Insfrán, patrón en Formosa

Montado en la polémica figura de la reelección indefinida, el gobernador peronista Gildo Insfrán cosechó con contundencia el pase a su séptimo mandato consecutivo, de la mano de un triunfo arrasador sobre el candidato del Frente Amplio Formoseño, el diputado provincial Adrián Bogado, un justicialista disidente auspiciado por la Casa Rosada y que quedaba unos 50 puntos abajo.

La victoria del mandatario, que gobierna desde 1995 y apuesta así a redondear 28 años de poder en 2023, era de tal magnitud que -escrutado anoche el 14,19% de las mesas- superaba el récord 2019 que ostentaba el misionero Oscar Herrera Ahuad (Frente Renovador de la Concordia), quien resultó electo el pasado 2 de junio por el 73%.

Insfrán -de 68 años, bajo el sello del Partido Justicialista y en dupla con su ahijado, el diputado provincial Eber Solís- empardaba o mejoraba de esta forma (según el caso) la aplastante performance de todas sus anteriores reelecciones, nunca por debajo del 72%.

 

Alberto ganó el duelo de hermanos y vuelve a gobernar

La pelea de los hermanos Rodríguez Saá tuvo este domingo un ganador en las urnas: Alberto, actual mandatario en San Luis, consiguió su reelección y relegó a Adolfo a un tercer lugar. Por su parte, Claudio Poggi, bajo el sello San Luis Unido sponsoreado por Cambiemos, se quedó con la segunda ubicación.

El actual gobernador obtiene el 42,17% de los votos en la compulsa de este domingo y se impone por más de 7 puntos al senador nacional Claudio Poggi, quien alcanza el 34,84% y relega al tercer lugar al exmandatario provincial Adolfo Rodríguez Saá, con el 21,81%.

Las elecciones puntanas tuvieron demoras de aproximadamente una hora por el apagón que afectó a todo el país. En la mayor parte de las escuelas se esperó a que hubiera luz natural y desde los principales frentes concordaron en que el hecho no afectó el normal desarrollo de los comicios, para el que estaban habilitados 382.371 electores para sufragar en 1.207 mesas dispuestas en 236 establecimientos. La participación orillaba el 75%.

Poco después de las diez votó el gobernador en la escuela Bernardino Rivadavia, en la capital provincial. Alberto Rodríguez se postuló bajo el Frente de Unidad Justicialista, espacio que abroqueló al peronismo provincial a nivel institucional, hecho clave en el resultado final que le aseguró un nuevo mandato, en el que tendrá como vicegobernador a Eduardo Mones Ruiz, actual ministro de Gobierno, Justicia y Culto. “A pesar de la emergencia, se vota con normalidad”, dijo el puntano, que en el periodo 2019-2023 tendrá su cuarto mandato. Respecto a las diferencias con su hermano, manifestó que se tratan de “cuestiones políticas”.

El senador nacional Adolfo, que tuvo seis gestiones en la provincia, coincidió en este aspecto. Tras votar en Escuela 267 de Potrero de Los Funes dijo a los medios: “Las diferencias son políticas, no hay una cuestión personal”. “Duele que estemos distanciados como hermanos, pero lo que nos aleja en esto momentos es una contienda electoral”, añadió.