·

Le hicieron el «cuento del tío» a una abuela y le robaron 600 mil dólares

La llamaron por teléfono y le dijeron que cambiaría el modelo de billetes.

Una anciana de 80 años denunció en Mar del Plata que fue víctima de un «cuento del tío», mediante el cual le robaron USD 600.000 y 400 pesos. La denuncia fue hecha a fines de marzo, pero tomó estado público en las últimas horas debido a que, según fuentes judiciales, el monto de la estafa es el más abultado de los 40 episodios de ese tipo que ya se registraron en la ciudad costera este año.

La modalidad fue la usual. Un delincuente llamó a la anciana al teléfono fijo de su departamento y, simulando ser su sobrino, la convenció de que entregara la suma a una persona que se acercaría a la vivienda debido a que habría un inminente cambio de billetes para las dos monedas.

Para justificar el tono desconocido, el hombre dijo estar resfriado. «Juntá todo, juntá todo», la urgía el delincuente, quien le aseguró que cambiaría los billetes en el banco. A partir de la denuncia comenzó su intervención la Fiscalía de Delitos Económicos de Mar del Plata.

Entre sus medidas iniciales, la unidad a cargo de los fiscales David Bruna y Javier Pizzo dispuso la revisión de imágenes del lugar del hecho captadas por cámaras de seguridad privadas y del Centro de Operaciones y Monitoreo Municipal, así como seguimientos telefónicos destinados a obtener información sobre los delincuentes.

El caso es otro más de una modalidad que, los fiscales advierten, continúa creciendo:»Si bien no se habían registrado casos por un monto así, han habido mucho casos recientes por 80 mil dólares o 100 mil dólares, o incluso uno por 110 mil dólares en Miramar», dijo Pizzo.

A modo ilustrativo, el fiscal indicó que en 2018 se denunciaron 200 casos de esta naturaleza. Explicó que «hubo unos 120 hechos en los que alguien llamaba advirtiendo sobre cambios en el color, el número o el valor de los billetes o sobre un supuesto corralito».

Las víctimas en estos casos suelen ser personas mayores que son contactadas a través de sus líneas fijas. Por esta razón, Pizzo hizo un llamado a tomar recaudos a la hora de usarlas, debido a que «las líneas están en la guía con nombre y dirección de la víctima».

Los 80 restantes, indicó el fiscal, «tenían que ver con falsos premios de concursos en los que la víctima no había participado, pero pedían dinero por impuestos previamente, o supuestos sobrinos que pedían plata para pagar una grúa para el auto, como en la película `Nueve Reinas`».

En estos casos, no obstante, suelen caer personas de todas las edades. «Suena difícil de creer, pero la gente resulta engañada y de pronto se encuentra yendo a depositar o retirar miles de pesos de un cajero a las 11 de la noche», describió.

Según los oficiales judiciales, los llamados suelen ser al azar, y los teléfonos analizados en los casos esclarecidos evidencian que antes de cada hecho consumado se verifican entre 150 y 200 intentos a otras líneas, que no logran engañar a quien atiende.