·

Pavoroso incendio en Río Gallegos : Cuatro casas destruidas

Un voraz incendio se registró este domingo, dejando como saldo cuatro casas destruidas. No hubo pérdidas humanas. Rescataron del fuego a un perro ciego.

Un incendio que se hizo incontenible para los bomberos dejó un saldo de cuatro casas arrasadas en Río Gallegos.

Las viviendas afectadas se ubican entre las calles 26 y 3 del populoso barrio San Benito.

El fuego se inició cerca de las 12:30 y se demoró unas dos horas en controlarlo. El siniestro se habría originado como causa de una chispa producto de un trabajo de soldadura.

Producto del temporal, el foco ígneo que inició en una de las viviendas alcanzó a otra de al lado, la que también quedó consumida por completo. Una tercera también fue afectada considerablemente en la parte de su quincho, y una cuarta, alcanzada levemente en una pared lateral. Así lo informaron fuentes policiales consultadas por La Opinión Austral.

Participaron en el combate del fuego cuatro dotaciones de bomberos y el apoyo de camiones del ejército y municipalidad. Lamentablemente el fuerte viento registrado en la jornada dificultó el trabajo de bomberos para poder apagar el fuego.

Afortunadamente, no hubo pérdidas humanas que lamentar, pero si materiales cuantiosas, ya que las casas fueron afectadas por el fuego en su totalidad.

Una señora de unos 70 años, propietaria de uno de los inmuebles destruidos por el incendio, fue trasladada preventivamente al hospital ya que se descompuso.

Además del viento, algunas personas poseían en sus casas y terrenos algunos pallets de madera y otros elementos que agudizaron el crecimiento de las llamas. Personal de la comisaría y vecinos trabajaron en ese sentido removiendo lo que estuvo a su alcance.

 

Bombero salvó a un perrito

Mientras las llamas consumían un inmueble, un efectivo policial de Bomberos rescató a un perro, aparentemente ciego, que estaba muy asustado y escondido mientras el incendio avanzaba.

Fue asistido por efectivos y vecinos y se encuentra en buen estado de salud. El lente de José “Pato” Silva, reportero gráfico de La Opinión Austral, alcanzó a registrar el momento exacto en que sucedió todo.

 

(Fuentes: viapaisLa Opinión Austral)