·

Los pingüinos ya se adueñaron de las costas de Punta Tombo, en Chubut

Se trata de la mayor colonia continental del tipo Magallanes. Además, se puede disfrutar de una variada diversidad de aves costero-marinas.

La colonia de pingüinos Magallanes que se congrega todos los años en Punta Tombo convoca a miles de turistas de todo el mundo, como así también a científicos y curiosos por el gran atractivo que representan. Se trata de la pingüinera continental más grande del mundo.

Entre septiembre y abril, más de 200 mil parejas llegan para hacer sus nidos, aparearse, incubar los huevos y alimentar a sus crías. Todo este proceso natural es un espectáculo maravilloso y único. «Los primeros días de noviembre tenemos los primeros nacimientos. Tenemos los pichones y los padres alimentándolos.

El predio donde está ubicada la reserva pertenecía a la estancia La Perla y fue donada por Luis y Francisco La Regina. El principal objetivo del lugar es proteger una de las colonias de aves marinas más importante de la Argentina y la colonia continental más grande del pingüino Magallanes.

El pingüino Magallanes vuelve siempre al mismo nido y con la misma pareja. Por eso se dice que son los animales más fieles.

Los animales conviven en un marco sorprendente. El paisaje es único. Se puede ver una masa rocosa de 3 kilómetros de largo por 600 metros de ancho que se interna en el mar. Está cubierta por arena, arcilla, predregullo y se encuentra rodeada de playas amplias y arenosas. El suelo está repleto de nidos donde los pingüinos ubican cuidadosamente sus huevos y crían, más tarde, a sus pichoncitos.

 

Por internet

La colonia de pingüinos que se congrega todos los años en Punta Tombo convoca a miles de turistas de todo el mundo, como así también a científicos y grupos de filmación, dado el atractivo que representan.

En esta ocasión, la llegada de los pingüinos puede ser seguida por internet en la página oficial del gobierno de la provincia en las redes sociales y con el hashtag #vigilia 2018 en Twitter.

Para esta temporada, según fuentes municipales, se unificaron dos senderos de interpretación para lograr 130 metros más de recorrido con pasarelas elevadas para poder observar el paso de los pingüinos desde el mar a sus nidos.

De ese modo, las personas con dificultades motrices también podrán visitar el área, donde los guardafaunas podrán ampliar con datos la información sobre la vida de estas aves marinas.