·

Después de diez años, Argentina exportará gas a Chile

Se venderán 480 mil millones de metros cúbicos al país trasandino.  También se autorizó la exportación de electricidad a Brasil.

La secretaría de Energía de la Nación informó este lunes que se autorizaron las primeras exportaciones de gas natural a Chile, gracias a «los excedentes de producción» de ese combustible «generados a partir de las políticas llevadas adelante en los últimos años en materia de incentivos a la producción».

Una resolución del 24 de marzo de 2004 (durante el Gobierno de Néstor Kirchner) suspendió la exportación de excedentes de gas natural a Chile ante el inicio de la «crisis energética».

Tres años después, Argentina suspendió totalmente el envío de gas al país vecino.

Ahora, el Gobierno volvió a autorizar las exportaciones, que tienen por destino a la firma Methanex Chile SPA. Las empresas que suministrarán el gas son Total Austral, Panamerican Sur y Compañía General de Combustibles.

Las cantidades autorizadas en cada exportación, es de 750.000 m³ por día y por un volumen total de 479.250.000 m3, bajo condición interrumpible en todos los casos, y por el periodo que va desde la autorización hasta el 1° de junio de 2020.

Además, en la Subsecretaría de Recursos Hidrocaburíferos, se encuentran en análisis y en tramitación otros ocho pedidos de autorización de exportación de gas natural a Chile.

 

Electricidad a Brasil

Por otra parte, a partir de la 0 del sábado 22 de septiembre se inició una operatoria de exportación de energía eléctrica a Brasil de 600 MW de potencia.

La exportación fue acordada entre los organismos de despacho de energía de ambos países (Cammesa de Argentina y ONS de Brasil) y está programada por una semana, hasta este viernes.

La exportación se realiza gracias a los excedentes de generación térmica y combustibles (principalmente de gas natural local) disponibles para su operación.

«Los excedentes resultan de la mayor disponibilidad de gas por la mayor producción de Vaca Muerta, de las inversiones privadas realizadas en nueva generación eléctrica y en la mejora de disponibilidad del parque de generación térmica, aprovechando además la baja de demanda de energía de la primavera», se informó desde la Nación.

«Las operaciones de integración como esta exportación representan beneficios operativos y económicos para Argentina y Brasil», concluyeron.