·

Denuncian que un dirigente sindical agredió y lesionó a un funcionario

La discusión por el traslado de un delegado de ATE derivó en un confuso episodio de violencia. Acusan puntualmente a Marcelo Córdoba. El dirigente negó su participación en el incidente.

Los reiterados enfrentamientos entre el gobierno provincial y sectores sindicales derivaron este martes en un confuso episodio en cuyo marco se habrían suscitado escenas de pugilato y amenazas.

Conforme a la versión suministrada desde esferas oficiales, se ha radicado denuncia policial en la comisaría Tercera de Río Grande contra el secretario General de ATE Marcelo Córdoba.

La información oficial hace saber que el secretario general de ATE seccional Río Grande fue denunciado por agredir físicamente y amenazar a un funcionario del Ministerio de Obras y Servicios Públicos.

 

El incidente

El agredido (que recibió atención por lesiones en la guardia del Hospital Regional Río Grande) es el subsecretario de Obras y Servicios Públicos Nicolás Pallotti, quien denunció que un grupo de manifestantes identificados con pecheras de ATE y encabezados por Marcelo Córdoba lo agredieron cuando se encontraba discutiendo con ellos en el hall central de la Subsecretaría de Obras y Servicios Públicos de Río Grande.

Los referentes del gremio estatal habían concurrido al lugar para protestar por la reubicación de un trabajador de esa área. Fue en ese momento que el Secretario General de ATE le espetó al funcionario que “yo soy Córdoba, y vos no sos quién para mover al compañero”, denunció Palotti.

En esas instancias que “fue atacado por Marcelo Córdoba con una patada en la pierna, al tiempo que lo amenazó: ‘cuidate que te vamos a hacer desaparecer”, agrega la denuncia del funcionario.

Palotti declaró, asimismo, que “otro sujeto identificado como Carlos Miranda le aplicó un golpe en el rostro, a la vez que lo increpó diciendo “volvete a Río Gallegos que acá te vamos a cagar a trompadas cuando andes por ahí”.

 

Córdoba lo niega

Consultado por radiofueguina.com, Marcelo Córdoba negó la versión oficial y aseguró que de ningún modo cometió agresión física alguna en contra de Palotti ni otro funcionario.

El dirigente admitió que, en el lugar citado, había tomado parte de una discusión pero que luego se retiró a una oficina cercana para dialogar con otros funcionarios. No descartó, igualmente, que pudo haber algún incidente con militantes de ATE pero que no conocía detalles de lo sucedido. Córdoba se mantuvo gran parte del día abocado a la discusión paritaria que referentes del gremio estatal mantienen con funcionarios del gobierno provincial.