·

El salvaje del mortero mostró ahora su perfil golpista

Sebastián Romero, que sigue prófugo, fue registrado por las cámaras en diciembre arrojando una bomba casera a la policía durante la marcha contra el Congreso. Ahora pidió “voltear” a Macri.

Sebastián Romero, el militante de izquierda quien se encuentra prófugo de la Justicia luego de los incidentes registrados durante el debate de la reforma previsional, se definió como un «perseguido político» y llamó a «sacar» del cargo al presidente Mauricio Macri.

El llamado «hombre mortero», sobre el que pesa un pedido de captura internacional dijo que está «siendo perseguido como si fuera un terrorista» por haber sido, según dijo, «parte de los miles que el 18 de diciembre resistimos en las calles contra el robo que estaban haciéndole a los jubilados en el Congreso».

«A pesar de que votaron la Previsional, ese día le paramos la mano a la Reforma Laboral y eso no lo perdonan», consideró Romero a través de la red social Facebook. El militante y ex precandidato a diputado nacional del Partido Socialista de los Trabajadores Unificados (PSTU) está imputado por intimidación pública, daños y resistencia a la autoridad.

«¡Tenemos que organizarnos en unidad y salir a pelearle a este gobierno hambreador! ¡Los dirigentes que dicen que quieren enfrentar al gobierno tienen que llamar al paro general y si no hay que imponérselo desde abajo!», agregó. Consideró que la situación «no va para más, los trabajadores, las mujeres que están peleando por los derechos, los jóvenes y todos los sectores populares tenemos que sacar a Macri como sacamos a De La Rúa en el 2001».