·

El Papa argentino: Bergoglio cumple 5 años al frente de la Iglesia Católica

A cinco años de su asunción como Papa, el pontífice vive una lucha interna con los sectores más conservadores de la iglesia, aunque cree que sembrará semillas que cosecharán sus sucesores.

Hace cinco años, la Argentina se estremecía al escuchar el nombre de Jorge Bergoglio. Tras dos días de votaciones, y con la famosa “fumata blanca” como anuncio previo, el jesuita fue proclamado para comandar la Iglesia.

Así, se convertía en el primer pontífice latinoamericano y en el papa número 266 de la historia católica.

 

Un Papa renovador

Francisco cumple en esta jornada cinco años de su asunción como Papa el 13 de marzo de 2013 por los cardenales electores del Cónclave reunido en la Capilla Sixtina. En el marco de este aniversario, continúa en la lucha por imponer  cambios profundos en la Iglesia y pese a tener grandes adversarios y enemigos conservadores y tradicionalistas, no piensa renunciar.

Francisco llegó al cargo  tras la renuncia de su antecesor, Benedicto XVI, acción todavía considerada “inusitada, pero muy valiente”.

Desde que aceptó el encargo el 13 de marzo de 2013, el argentino Jorge Mario Bergoglio se ha caracterizado por hacer las cosas diferentes.

Por ejemplo, fue el primero en casi mil años en elegir el nombre de un santo y no el de otro papa y rechaza hospedarse en el Palacio Apostólico.

Además, ya adelantó que su papado será corto y que se imagina renunciando al igual que Benedicto XVI.

Sería un segundo antecedente inmediato que obligaría a casi todos los demás, a los 85 años, a que también lo hagan”, dijo a Excélsior Roberto Blancarte, quien de 1995 a 1998 fue consejero en la Embajada de México en la Santa Sede.Entre sus principales reformas, se destaca su voluntad de permitir que en determinadas situaciones los católicos divorciados y vueltos a casar por el civil, puedan mediante una vía penitencial recuperar los sacramentos perdidos. Son los obispos los encargados de evaluar estas situaciones en sus diócesis.

 

Enemigos puertas adentro

Según dijo en voz baja un veterano monseñor de la Curia a “Clarín”, ya funciona una coordinación de los conspiradores que ha sido bautizada “la Cábala”, término que se origina en la mística judía medieval, pero que con los siglos sirve también para evocar un grupo secreto. No todos los adversarios de Bergoglio están en la Cábala, pero sí los que tienen las peores intenciones.

Fomentan un movimiento cismático en la Iglesia, no inmediato pero sí para “cuando llegue el momento”. Temen que si el Señor mantiene al Papa argentino en el trono de San Pedro, en dos años al máximo Bergoglio logrará controlar la estructura íntima del poder en la Iglesia. En los cuatro consistorios que convocó en su pontificado, Francisco creó 49 cardenales. En los consistorios de este año y el próximo la cifra puede pasar de los 60, que son la mitad del colegio de purpurados electores, menores de 80 años. No queda mucho tiempo, sostienen los secuaces de La Cábala.

Tarea titánica

El Papa sigue los enormes problemas internos de la Iglesia sabiendo que hacer los cambios es una tarea titánica. Pero tiene confianza en que el proceso abierto con su pontificado siembra semillas que cosecharán sus sucesores. Por eso tiene puestas muchas esperanzas en el Sínodo de la Juventud que se realizará en octubre en el Vaticano. Esta asamblea no solo deberá encontrar las vueltas y los cambios para atraer a una fe participada a los protagonistas del mañana.

El lunes 19 de este mes llegará una avanzada de 340 jóvenes de todo el mundo en un presínodo que concluirá con un encuentro con el Papa. Bergoglio quiere también estimular las vocaciones, que escasean en la Iglesia de hoy.

 

Apoyo de Benedicto XVI

El papa emérito Benedicto XVI negó en una carta que el papa Francisco sea “sólo un hombre práctico, que carece de particular formación teológica o filosófica”. Lo hizo al agradecer al prefecto de la Secretaría para la Comunicación, monseñor Darío Edoardo Viganò, el envío de la colección “La Teología del papa Francisco”, un compendio de once libros escritos por teólogos de fama internacional, a cargo de Roberto Repole, presidente de la Asociación Teológica Italiana.

“Celebro esta iniciativa, que quiere oponerse y reaccionar al necio prejuicio según el cual el papa Francisco sería sólo un hombre práctico, que carece de particular formación teológica o filosófica, al tiempo que yo habría sido únicamente un teórico de la teología, que hubiera comprendido poco sobre la vida concreta de un cristiano de hoy”, escribió Benedicto XVI en la carta a monseñor Viganò.

“Los pequeños volúmenes – añadió Benedicto XVI – muestran con razón que el papa Francisco es un hombre de profunda formación filosófica y ayudan, por lo tanto, a ver la continuidad interior entre los dos pontificados, si bien con todas las diferencias de estilo y temperamento”.

La colección, editada por la Librería Editora Vaticana (Lev), se presentó el, lunes 12 de marzo, en una conferencia de prensa en la Sala Marconi del Palacio Pío, en Roma. Hasta ahora se han firmado acuerdos para la distribución de la colección en inglés, español, francés, portugués, polaco y rumano.

 

(Fuentes: Excelsior, Clarín, AICA)