·

Un vecino fue víctima de un insólito Cuento del Tío

Un estafador se hizo pasar por representante de una firma de supermercados y le robó $5 mil. Cómo se realizó el ardid y consejos para no caer en la trampa.

En las últimas horas, una nueva denuncia por estafa fue radicada en la Comisaría Primera de nuestra ciudad. Se trata de una nueva edición del clásico «Cuento del Tío», que esta vez terminó con un vecino como víctima: perdió $5 mil.

De acuerdo a la presentación realizada por el hombre, de 33 años, todo comenzó cuando un sujeto se contactó con él haciéndose pasar por un representante de la firma de supermercados La Anónima, indicando además que había sido beneficiario de un premio de $150 mil.

Convencido de su suerte, el hombre cayó en la trampa: hizo caso a las instrucciones del estafador y envió $5 mil a través de un depósito bancario.

Como era de esperarse, todo era un ardid. La víctima perdió el dinero y ahora presentó una denuncia para intentar esclarecer esta estafa y recuperar su dinero.

Los tipos de estafa y cómo evitar ser la próxima víctima

UN FAMILIAR SUFRIÓ UN ACCIDENTE

Una de las modalidades más utilizadas es la de simulación de un accidente sufrido por un familiar de la persona que recibe la llamada y que no solamente se realiza de teléfonos celulares sino también de fijos.

Ante esta situación, “trate de manejar la angustia y la confusión que esta noticia le provoca. Serénese. No responda a ningún tipo de pregunta ni brinde información suya, de su familia, horarios, domicilio, etcétera. Después haga usted estos interrogantes: apellido y nombre del que llama, a qué institución pertenece, número del teléfono que llaman y lugar del accidente”.

Inmediatamente llame a la persona supuestamente accidentada. En caso de no ubicarla llame a la policía o Comando Radioeléctrico de su zona y verifique la situación.

Si las personas que llaman invocan pertenecer a organismos policiales u hospitalarios, compruébelo llamando al organismo policial o de salud.

Además, se recuerda que el robo de celulares implica que los delincuentes utilizan todos los contactos para llamar y extorsionar. Por eso ante el extravío o robo del celular, es importante comunicarlo a familiares y amigos para no ser víctima de embaucadores. No acepte llamados que se realizan desde los Institutos Penitenciarios.

USTED ES GANADOR DE…

Otra de las modalidades consiste en recibir un llamado o un mensaje de texto comunicado que se ha ganado un premio que puede ser un auto, un electrodoméstico, un viaje, etcétera. Los estafadores, suelen operar desde teléfonos celulares con característica de Capital Federal (011). Generalmente se identifican como representantes o supervisores de empresas de telefonía y anuncian al sorprendido interlocutor que se hizo acreedor de un premio que va desde automóviles 0 kilómetro, a LCD, pasando por todo tipo de artículos valiosos.

Ante esta situación no responda al pedido de dar sus datos personales tales como apellido, domicilio, documento, número de tarjeta de crédito o de caja de ahorro.

Y pregunte usted de qué empresa hablan y de qué número hablan. Si insisten, corte la llamada. Le recomendamos que no de información personal de ningún tipo, no llame desde su propio teléfono a ningún número telefónico que le hayan indicado, ya que estaría habilitándolos al acceso y utilización de su línea telefónica con un alto costo económico a su cargo.

Si desea llamar al número de empresa que le fuera informado, previo a hacerlo verifique a través de la guía telefónica u otro medio, la existencia real de la empresa.

No acepte presiones de ningún tipo si le dicen que debe aceptar el premio ya mismo o lo pierde. Tómese su tiempo para pensar y analizar lo que le dicen. No haga depósitos bancarios, transferencias, giros o pagos a cuenta del envío del premio. Si tiene dudas, llame a la policía o al Comando Radioeléctrico de la zona.

AMENAZAS

Consiste en que la persona reciba una llamada a su teléfono donde le dicen: “he recibido desde su teléfono amenazas, llamadas insultantes o extorsivas”, lo cual evidentemente no existió.

En ese caso no dé ninguna respuesta, no trate de justificar que desde su número no se hizo ninguna llamada y no brinde información sobre su vida, horarios, costumbres, trabajo o familia.

Es casi seguro que a los pocos días recibirá otra llamada de los delincuentes diciéndole “sabemos quién es usted, qué hace, dónde trabaja, etc.”. Luego lo amenazarán, le exigirán que marque un número, cargue un celular o pedirán dinero.

En ese caso no dé explicaciones. Si la persona se muestra enojada, insistente o fastidiosa sugiérale que llame a la policía y dígale que usted ya está avisando lo que ocurre a la Policía para aclarar la situación. Corte inmediatamente la llamada. Llame a la Comisaría o al Comando Radioeléctrico de su zona y avise.