·

Mientras se realizaba el «Pañuelazo», Boyadjian adelantó su postura: «El aborto es violencia»

La parlamentaria mopofista se mostró en contra del proyecto que pretende legalizar el aborto y que mereció una marcha frente al Congreso esta tarde.

Con un corto y contundente mensaje a través de las redes sociales, la senadora Miriam Boyadjian (MPF) adelantó su postura respecto al proyecto que pretende legalizar el aborto en la Argentina.

«La vida es el primer derecho humano. El aboro es violencia contra la mujer y su hijo», escribió la parlamentaria, que de esta manera adelanta cuál será su postura en caso de que la iniciativa logre nuevamente estado parlamentario en el Congreso.

El tweet de Boyadjian fue escrito al mismo momento en que se realizaba una masiva marcha frente al Parlamento, en el marco de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito (CNDA)

«Ni muertas ni presas por aborto clandestino. Aborto Legal, una deuda de la democracia», es la consigna bajo la cual la ONG trabaja desde hace 13 años por los derechos de las mujeres, y que tiene como emblema su característico pañuelo verde. Esas mismas insignias se vieron esta tarde en el marco de las manifestaciones que incluyeron un «pañuelazo»

El estado del proyecto

«Vamos estar presentando por séptima vez el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo, que es un proyecto que proponemos hace ya 12 años. Cada dos años va perdiendo estado parlamentario entonces hay que volver a hacerlo», anticipó la docente Celeste Mac Dougall, una de las referentes de la CNDA. «Es un proyecto que plantea, desde su primer artículo, que toda mujer como derecho humano básico puede interrumpir su embarazo en las primeras 14 semanas de gestación si así lo desea», agregó en diálogo con Infobae.

La docente recordó que «el aborto en algunos casos ya es legal en Argentina como cuando hay riesgo en la salud de la mujer o cuando el embarazo es producto de una violación (alcanza con una declaración jurada de la víctima)», pero aclaró que buscan «ampliar esas causales y proponer que la mujer no tenga que dar motivos ni al sistema de salud ni a ninguna institución respecto de si quiere decidir sobre su propio cuerpo».

El Código Penal establece en su artículo número 88 que «la mujer que causare su propio aborto o consintiere en que otro se lo causare» será reprimida con penas de uno a cuatro años.

En 2015 murieron en Argentina 55 mujeres a causa de embarazos terminados en aborto según la Dirección de Estadísticas e Información de Salud (DEIS) del Ministerio de Salud de la Nación. Un crecimiento importante ya que en 2012, fueron 33 las mujeres que perdieron la vida por la interrupción del embarazo.