·

Aseguran que Bertone y otros gobernadores quieren seguir despegándose de Cristina

Según Clarín, la mandataria es una de las referentes del PJ que se oponen a que dentro de la lista de Unidad Justicialista figure la expresidenta.

De un momento para el otro, todo cambió. Rosana Bertone pasó de ser una ferviente seguidora de las políticas de Cristina Fernández de Kirchner a, lisa y llanamente, desconocerla. Así quedó demostrado el propio día de su asunción como Gobernadora de Tierra del Fuego, cuando ni siquiera mencionó a la ex Presidenta en el discurso.

Con el tiempo, con pequeñas excepciones, la mandataria fueguina comenzó a mostrarse cada vez más cerca de Mauricio Macri e impulsó el debate para reformas claves que llevó Cambiemos al Congreso. Se dice que incluso colaboró para que otras provincias apliquen su visto bueno.

Y de acuerdo a un informe publicado por el diario Clarín, la intención de Bertone es mantenerse en esta misma línea.

La foto con Cristina

Según publica hoy el diario en su versión digital, Rosana Bertone sería una de las referentes del Partido Justicialista que se opone a que la lista de unidad peronista incluya a la figura de Cristina.

«La foto o el encuentro con Cristina tampoco resulta simpático para mandatarios como Gustavo Bordet de Entre Ríos, Domingo Peppo de Chaco, el riojano Sergio Casas o la fueguina Rosana BertoneEl club de los gobernadores viene de padecer, en más de un caso, la existencia de boletas K en sus provincias», señala el matutino en uno de sus párrafos.

Más intransigentes son incluso los goberandores de Córdoba y Salta, Schiaretti y Juan Manuel Urtubey, que «aparecen entre los que no contemplan ningún acercamiento a la ex presidente. Fueron, y siguen siendo, los más duros junto al senador Juan Manuel Pichetto, que milita el rápido lanzamiento de un candidato del peronismo no K».

Bertone y la corrupción del kirchnerismo

“La gran frustración que yo personalmente tengo con los gobiernos de Néstor y Cristina de los que me sentí parte y tuve mucha participación, es la cuestión moral”, admitió en una nota con la agencia de noticias TELAM la Gobernadora en los primeros días de este año.

Incluso, aventuró que la cantidad de años en el poder produjo que el propio Gobierno «perdiera el control» de lo que ocurría en el país.