·

Detectaron 200 “ñoquis” en la Cámara de Diputados y 700 irregularidades

Las ausencias se registraron por el control biométrico de asistencia de personal, que funciona desde hace dos meses. En el Congreso trabajan más de 16 mil personas.

Al menos 200 personas eran «ñoquis» en la Cámara de Diputados, es decir que cobraraban el sueldo pero no se presentaban a trabajar. Las irregularidades surgieron a partir del control de presentismo en el Congreso: los empleados de planta permanente y transitoria deben apoyar su huella digital para registrar sus entradas y salidas a su lugar de trabajo.

Además se detectaron 700 irregularidades, entre ellas empleados que no se presentaron en sus oficinas por aducir que estaban enfermos pero que no llevaron los certificados médicos correspondientes. En estos casos se les envía cartas documento a las personas que cometieron irregularidades y se les descuentan los días no trabajados.

El sistema biométrico empezó a funcionar desde hace dos meses en Diputados y desde hace uno en el Senado. Según consignó el diario La Nación, las anomalías surgieron a partir del nuevo sistema de presentismo, con el que empleados de planta permanente y transitoria se vieron obligados a apoyar su huella digital para registrar sus entradas y salidas a su lugar de trabajo.

En la actualidad, en todas las reparticiones que componen el Poder Legislativo, trabajan un total de 16.500 personas. En el Senado el plantel es de 5.020 empleados permanentes y temporarios, mientras que en la Cámara baja es de 5.589.

 

Poda de ñoquis

A partir de la implementación del control de presentismo, las autoridades de Diputados pretenden efectuar una “poda” de personal este año, que ya comenzó con retiros voluntarios y jubilaciones anticipadas.

De las 190 personas que no fueron nunca a trabajar en los dos últimos meses, a 160 ya se les inició el trámite de cesantía, mientras que las otras 30 presentaron su renuncia.

Los datos también arrojaron que 83 empleados faltaron al trabajo más de diez días seguidos sin presentar la justificación correspondiente, y otros 77 que faltaron cinco días consecutivos, también sin la respectiva justificación.

El control cuenta con el aval de todos los bloques parlamentario y del gremio legislativo. “Estamos de acuerdo con que se controle la asistencia del personal. Pero difícilmente los casos irregulares provengan del área de servicios del Congreso, sino más bien del plantel político”, sostuvo Norberto Di Próspero, jefe de APL, en declaraciones al matutino.