·

El mundo celebró la llegada del nuevo año 2018

Festejos en la calle y la tradicional "cuenta regresiva" de Crónica TV. Nueva Zelanda fue uno de los primeros países en recibir el 2018. Los espectaculares festejos en Australia, Japón y China.

El 2018 llegó y en cada región del mundo se celebró de modo diferente.

En Argentina no es característica que la gente salga a las calles en masa (como pasa por ejemplo en Chile), por lo que cada familia se reunió para levantar las copas mientras en la calle los explosivos daban el aviso del cambio de año.

Una tradición argentina que se mantiene para las fiestas, además del Vitel Tone, la ensalada rusa y la sidra, es seguir los minutos finales del año que se va por Crónica TV.

Ese instante donde la pantalla se enciende y miles de argentinos se enteran de la llegada del año nuevo por el canal de noticias. Este 2018 no fue la excepción el canal “firme junto al pueblo” asegura que logró picos de 7 puntos de rating, en una cuenta regresivas que, de todos modos, no estuvo lo precisa que se esperaba.

Como pasa todos los años, el momento de mayor rating fue cuando el reloj marcó las doce. En los minutos previos, el canal amenizó con canciones de Ulises Bueno aunque fue la mediática Karina quien terminó y empezó el año, mientras miles de copas se levantaban en alto.

El nuevo año llegó y wen Argentina las explosiones fueron la tónica de la celebración, mientras el resto del mundo hizo de los fuegos artificiales la gran atracción.

 

Año Nuevo 2018 en Sydney, Tokio y Hong Kong

 

El 2018 ya comenzó en varios puntos del mundo. Aunque en Argentina, todavía falta para brindar por Año Nuevo, varios países situados en el Pacífico Sur ya levantaron sus copas ante una inminente cuenta regresiva.

Los ciudadanos de Kiribati y Samoa fueron los primeros. Estos archipiélagos, cuya población combinada supera los 30 mil habitantes, escucharon las doce campanadas ante un cielo iluminado de fuegos artificiales. Eran las 11 de la mañana en Argentina.

Al poco tiempo, los próximos en festejar fueron los habitantes de Nueva Zelanda, que rodearon el Sky Tower -un edificio de 328 metros de altura- para disfrutar de un show único en el planeta de luces láser y pirotecnia al ritmo de la música.

La ciudad australiana de Sidney recibió el 2018 con una gran fiesta de pirotecnia, que reunió a casi dos millones de personas durante 11 minutos. Al ser considerado uno de los puntos favoritos para recibir Año Nuevo, como Nueva York, la policía australiana planificó bloquear coches y camiones en algunas calles, para evitar ataques terroristas con vehículos, como los que sacudieron a España, Francia, Reino Unido, Suecia y otros países.

 

Sudeste asiático

En el sudeste asiático también ya brindaron por el 2018. Cerca de Cerca de 250.000 filipinos asistieron a la procesión del Nazareno Negro en Manila antes de la Nochevieja, que suelen celebrar con gran cantidad de petardos, tracas y cohetes. Aunque los budistas birmanos, camboyanos, laosianos, tailandeses y vietnamitas celebran su Año Nuevo en fechas distintas, también se suman a las celebraciones del calendario gregoriano.

Después de un 2017 díficil, con un escándalo de corrupción en el Ejecutivo y la amenaza constante del régimen de Kim Yong-un, Corea del Sur despidió el año con un festejo alucinante en el centro de Seúl.

Celebración del cambio en año en Nueva Zelanda, Auckland, con un castillo de fuegos artificiales desde la Sky Tower.

 

Fuegos artificiales sobre el Opera House en la bahía de Sidney, Australia.