·

Rossi resaltó el ahorro que significó no adherir al Fondo Solidario

A través de una carta personalizada,el concejal resaltó el ahorro que significó que los municipales quedaran fuera de la Ley de Emergencia Social que estableció la quita de un porcentaje del salario a través del Fondo Solidario.

El concejal Paulino Rossi se refirió al saludo de fin de año que hizo llegar a todos los servidores públicos del Municipio de Río Grande. A través de una carta personalizada, no sólo agradeció la labor diaria, sino también visualizó el ahorro que cada uno tuvo en estos dos años de no adherencia a la Ley de Emergencia Social que estableció la quita de un porcentaje del salario a través del Fondo Solidario.

Al respecto, el edil por la UCR del Concejo Deliberante de Río Grande, contó que “hicimos un trabajo que nos llevó su tiempo, pero que nos pone muy contentos” y que tiene que ver con “un saludo personalizado para cada uno de los empleados en el cual, más allá del agradecimiento por el trabajo diario y cómo a través del mismo se logra un Río Grande cada vez mejor, también pudimos visualizar cuál fue el ahorro que se generó al no adherir a esta ley, que se aprobó hace dos años, que les costó al sueldo de los empleados públicos un monto muy importante”.

“En el municipio hubieran sido mas de 52 millones de pesos, que se hubieran sacado del bolsillo de los trabajadores para no solucionar absolutamente nada, porque sabíamos que iba a un fin que no tenía ningún tipo de lógica” explicó el concejal Rossi.

En este sentido, el edil añadió que “pudimos hacer el cálculo empleado por empleado para que se pueda visualizar, porque como nunca se descontó, por ahí uno pierde noción de la importancia cuando se cumplen ciertas ordenanzas que impactan en la vida de los trabajadores del municipio y en la economía de la ciudad, porque eso es plata que se gastó y reinvirtió en la ciudad”.

Al mismo tiempo, el ex Secretario de Gobierno, manifestó que “esto va a ser muy oportuno porque ahora la Legislatura está analizando si prorroga o no la ley que le mete la mano en los bolsillos a los trabajadores y los jubilados, y que puedan ver que hay otro camino”.

“No siempre hay que cortar por lo más delgado, no siempre hay que apuntar sobre el asalariado, y si en el municipio de Río Grande con una ordenanza pudimos no aplicar una ley, y realmente fue muy bueno para el empleado y la ciudad, estamos en el momento justo para que reflexionen y empiece a recorrer este camino para reactivar la economía y no siempre hacer la más fácil, que es sacarle la plata a los vecinos” concluyó.